Warriors y Cavaliers se miden por el trono del baloncesto mundial

Warriors-Cavas, ¿ante la mejor final de todos los tiempos?

Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers disputarán a partir de este jueves las Finales de la NBA, las terceras consecutivas entre las franquicias de Ohio y California, en su busca por el anillo que proclame al campeón en una temporada que ha puesto de manifiesto la increíble superioridad de ambos equipos frente al resto.

 

Con el recuerdo del primer título en la historia de los Cavaliers la pasada edición, siendo el primer equipo capaz de remontar un déficit de 3-1 en contra en unas Finales, LeBron James y su ejército se plantan ante una nueva oportunidad, la sexta consecutiva para el 'Rey', de hacer historia contra unos Warriors invictos en postemporada y que cuentan con la baza del explosivo fichaje de Kevin Durant el pasado verano.

 

Sin embargo, siendo la primera ocasión en la historia de la liga que dos equipos repiten presencia en la última serie de la temporada tres veces consecutivas, los de San Francisco cuentan con mejores efectivos que nunca para reclamar la hegemonía de una liga en la que ningún equipo parece capaz de hacerle frente y que hace dos años consiguió su primer anillo para la franquicia en 40 años.

 

La serie, que se inicia este jueves en el Oracle Arena de Oakland, cuenta con todos los alicientes para ser considerada una de las mejores de la historia de las Finales, con once jugadores nombrados 'All-Stars' entre los dos equipos, que decidirá de una vez por todas qué equipo es el mejor del planeta basket, al menos, hasta el próximo año.

 

Sin rastro de lesiones o problemas relacionados con faltas técnicas, que marcaron los dos enfrentamientos anteriores, la figura de Kevin Durant parece ser la clave diferencial de esta serie al mejor de siete partidos.

 

James, en principio, será su emparejamiento defensivo, aunque sería complicado creer que la estrella de los 'Cavs' pueda mantenerse detrás del alero de Washington por toda la cancha, por lo que es probable que un Kevin Love al alza también trate de parar al '35' de los Warriors.

 

Además, habrá un bonito duelo en la dirección del juego con la presencia de Stephen Curry y Kyrie Irving, que están protagonizando una postemporada para enmarcar, con promedios envidiables, y que lo más probable es que sean la sombra uno del otro en la pista durante todo el duelo.

 

Quien sea capaz de zafarse de esa presión, que hizo mella en Curry el pasado año, y de mantenerse al cien por cien físicamente para producir ofensivamente como hasta ahora, seguramente incline la balanza en favor de su equipo.

 

Tampoco habrá que olvidar el dominio de la 'pintura' donde los actuales campeones podrían sacar ventaja con la potente pareja que forman Kevin Love y Tristan Thompson ante Draymond Green, mientras que el 'Big Three' de los de Oakland se completa con el escolta Klay Thompson.

 

Siempre se ha mantenido el dicho de que la defensa gana campeonatos, algo que los Warriors promulgan con una habilidad pasmosa. La mejor defensa de la liga reside en Oakland, liderando promedios en producción y media de puntos en contra durante toda la campaña, por lo que su potencial ofensivo no es la única preocupación para los 'Cavs'.

 

Con emparejamientos imperdibles en todas las posiciones, durante los 48 minutos de batalla de cada uno de los partidos y con una relevancia en el juego de banquillo también imprescindible para el devenir de la eliminatoria, Warriors y Cavaliers probablemente tengan todos los ingredientes para protagonizar la mejor final de todos los tiempos.