Uno de los 'carceleros' de Ortega Lara sale de la cárcel este mes de marzo

CENTRO PENITENCIARIO HERRERA DE LA MANCHA

Un secuestrador de Ortega Lara cumple condena a mediados de marzo tras cumplir 23 años en Herrera de la Mancha.

El etarra José Luis Erostegui Bidaguren saldrá de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) este mes de marzo tras pasar clasificado en primer grado 23 años por participar en el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, según han informado a Europa Press fuentes penitenciarias y jurídicas.

 

Erostegui Bidaguren -que liquida condena el 15 de marzo- está clasificados en primer grado, el régimen cerrado y más duro, y se le aplica el artículo 91.2 del Régimen Penitenciario, que regula la forma de vida en prisión de "aquellos penados que muestren una manifiesta inadaptación a los regímenes comunes". José Luis Erostegui Bidaguren nació en 1953 y fue detenido durante la madrugada del 1 de julio de 1997 en una operación realizada por la Guardia Civil que finalizó con el rescate del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

 

Junto con José Luis Erostegui Bidaguren fueron detenidos los otros tres componentes del comando de ETA: Josu Uribetxeberria Bolinaga, José Miguel Gaztelu Ochandorena y Javier Ugarte Villar. Todos fueron condenados a 32 años y también se les juzgó por el secuestro del empresario vasco Julio Iglesias Zamora.

 

Las pesquisas policiales se iniciaron tras la detención en Francia de Juan Luis Aguirre Lete, alias 'Insuntxa', el 26 de noviembre de 1996. Con la documentación incautada se consiguió identificar a las cuatro personas que, presuntamente, custodiaban a Ortega Lara en el 'zulo' de ETA en el que permaneció secuestrado durante 532 días.

 

La investigación en la Audiencia Nacional acreditó que el 'zulo' en Mondragón fue confeccionado al principio para esconder armas y explosivos, pero los jefes de ETA Julián Atxurra Egurola, 'Pototo', y José Arregui Erostarbe, 'Fiti', dieron la orden de que se destinara a ocultar a secuestrados.

 

Este último etarra, uno de los detenidos en la histórica operación policial de Bidart en 1992, es uno de los presos de ETA que ha sido acercado recientemente al País Vasco, al aprobar el Ministerio del Interior su traslado de Alicante a Asturias, lo que provocó críticas de colectivos de víctimas.

 

Los secuestradores de Ortega Lara formaban parte del 'comando Gohierri'. La investigación judicial acreditó que eligieron a este funcionario de prisiones por ser entonces militante del PP y como medida de presión para acercar a los presos de ETA a las cárceles del País Vasco. Tenían orden de matarle o dejarle morir de hambre en caso de que los terroristas no consiguieran este objetivo, según se recoge en el auto de procesamiento dictado por el juez Javier Gómez de Liaño.