Universidad de Salamanca: 10 secretos y curiosidades del Estudio más antiguo de España

Foto: De la Peña

Ocho siglos dan para mucho y la USAL refleja en sus curiosidades y leyendas el paso del tiempo.

La Universidad de Salamanca es una universidad misteriosa. Entre sus paredes, de 800 años de antigüedad se esconden secretos y curiosidades para todos los gustos. 'Pintadas' en su edificio histórico, leyendas, elementos ornamentales que son mucho más de lo que parecen y un sinfín de misterios que han dado lugar a que Salamanca y su Universidad sean reconocidas más allá de su prestigio académico.

 

1. 'Pintada' en la Fachada Rica

La restauración hace poco más de dos años de la Fachada Rica de las Escuelas Mayores con motivo del VIII Centenario sacó a la luz algunas curiosidades y secretos que habían permanecido ocultos por el paso del tiempo. Sin duda, uno de los más llamativos fue el 'grafiti' realizado por un estudiante de arquitectura del siglo XIX durante una excursión. De esta forma, la fachada cuenta con una 'pintada' en la que se puede leer 'N. Mendívil 1853', que hace referencia a Nicomedes de Mendívil, que dejó, de esta forma, constancia de su paso por Salamanca en 1853 con una excursión que realizó a esta fachada el arquitecto Francisco Jareño.

 

2. La famosa Rana y su significado

La archiconocida Rana de la Universidad de Salamanca atrae cada día miles de miradas y son muchos los pares de ojos que se esfuerzan por encontrarla en el rico decorado de la fachada universitaria. Sin embargo, su significado es una de las mayores leyendas que envuelven a la Universidad de Salamanca y hay teorías e interpretaciones para todos los gustos. Hay algunos que opinan que puede ser la marca del cantero, otros que es un símbolo de la muerte y de ahí que esté sobre una calavera, para otros es un símbolo de lujuria y sirve de alerta a los estudiantes y para otros es un guiño a la inquisición, ya que el sapo era una de las representaciones del Maligno. Por su parte, teorías más recientes como la del profesor Benjamín García-Hernández afirman que la rana sería un recordatorio de que no es posible la resurrección y el conjunto de las tres calaveras sobre las que se encuentra representarían a los tres hijos de los Reyes Católicos fallecidos antes de la construcción de la fachada. Realidad, leyenda o ficción, pero lo cierto es que es una de las ranas más famosas del mundo hasta convertirse no sólo en el símbolo de la Universidad, sino también de la ciudad.

 

3. Tableros de juego de alquerque

El juego del alquerque es otra de las curiosidades desveladas durante la reciente restauración de la fachada. El alquerque es un popular juego de mesa que fue la base de lo que hoy es el juego de las damas y aparece reflejado en la fachada de las Escuelas Mayores. De esta forma, el monumento cuenta grabado en su piedra con dos alquerques o tableros de juego en sillares con siglos de antigüedad que fueron reutilizados durante la construcción del edificio universitario. Piezas que han pasado a ser testimonio de cómo los estudiantes y los canteros pasaban su tiempo libre.

 

4. Turnos en el rectorado de la USAL

Durante el siglo XV, la Universidad de Salamanca era un reflejo de la situación del territorio. De ahí que lo mandatos duraran apenas dos años y se establecieran 'turnos'. De esta forma, durante dos años era rector un representante del turno por León, mientras que los dos años siguientes lo hacía uno del turno de Castilla. Algunos de los rectores del turno de León fueron Rodrigo de Rivera, Álvaro Pérez, Diego de Villalpando, Alonso de Vivero o Pedro Fernández de Toro. Por su parte, Diego García de Castro, Francisco de la Fuente, Lope García de Salazar o Francisco de Vivero lo fueron por el turno de Castilla.

 

5. El origen de la tuna

Como no podía ser de otra forma, el origen de la tuna está ligado al origen y nacimiento de las universidades, de las que Salamanca es la pionera. La tuna nació en España y de ahí se exportó a otros países y en sus orígenes aglutinaba a los estudiantes que por falta de recursos se ganaban la vida cantando. De esta forma, eran conocidos como 'los sopistas', ya que era pícaros que tomaban la 'sopa boba' de los conventos y animaban las aulas y las calles salmantinas. No obstante, en Salamanca no se crea la tuna de la Universidad de Salamanca propiamente dicha hasta finales del siglo XIX, cuando se tienen las primeras noticias de su existencia.

 

6. Vítores para los nuevos doctores

Los vítores pueden llegar a considerarse uno de los primeros grafitis de la historia. Se trata de pinturas que adornan las paredes de los edificios universitarios y que perviven desde el siglo XIV. Eran un símbolo del Bajo Imperio Romano y fue adoptado por algunas universidades españolas como emblema de quienes obtenían el título de doctor. Los primeros se pintaron con sangre de toro y pigmentos animales y vegetales y su tradición se mantuvo hasta que en 1857 la Ley Moyano prohibió a todas las universidades, excepto la Central de Madrid, conceder el título de doctor, algo que se retomó en 1954 cuando se recuperaron los doctorados. 

 

7. Un onanista en el Patio de Escuelas

Punto de encuentro de miles de turistas, con el fin de encontrar la famosa rana de la fachada situada encima de una calavera, el Patio de Escuelas, también esconde secretos. En la crestería que corona el actual edificio del Rectorado puede observarse un hombre con gafas, apoyado sobre uno de sus brazos. Sin embargo, con la otra mano parece practicar el vicio más antiguo del ser humano, tanto para varones como hembras. ¿Puede vincularse la época de su construcción al periodo de tiempo en el que se llevó a cabo la Universidad? ¿Fue una broma llevada a cabo durante la restauración en el siglo XX? Ante la duda, lo que es seguro es que el onanismo existía en el siglo XV, XVI y, también en el siglo XX.

 

8. La 'escalera del conocimiento'

Es uno de los elementos más llamativos una vez que pasamos las puertas de las Escuelas Mayores de la USAL. Si fuera es su fachada y su rana, dentro puede apreciarse la conocida como 'Escalera del Conocimiento'. Se trata de la escalera que conecta la parte baja con la alta del claustro y que está profusamente labrada. Unas tallas repartidas entre los tres tramos de escalera y que muestran la juventud, la madurez y la senectud de los seres humanos de forma alegórica y alerta a quienes la contemplan de los riesgos y tentaciones a los que tendrá que hacer frente mientras sube la escalera y avanza en su vida. Toda una fuente de conocimiento tallada en piedra.

 

9. Pinturas en el claustro superior de las Escuelas Mayores

Tras ascender la escalera del conocimiento, el claustro superior también alberga algunas curiosidades. Sin duda, el mayor tesoro de esta parte del edificio es la Biblioteca Histórica, pero, muy cerca de ella, y sobre las paredes aún se pueden apreciar restos de unas pinturas. Se trata de pinturas murales que representan a San Antón junto a llamas y enfermedades y que tuvieron un curioso propósito, que no era otro que disuadir a los estudiantes para que no orinaran en las paredes del claustro.

 

10. Escipión y un camello en la Fachada Rica

La rana no es el único animal 'escondido' en la Fachada Rica de la Universidad de Salamanca. Los más observadores también podrá apreciar la existencia de otras representaciones más o menos escondidas, entre ellas un animal similar a un camello que se encuentra sobre un casco militar. Se trata de Escipión, el Africano, que se representa siempre con un casco militar y es el héroe vencedor de Cartago, representado en numerosas ocasiones en tapices, cuadros o estatuas. En este caso, se encuentra en una de las conchas que adornan el segundo cuerpo de la fachada universitaria.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: