Una residencia de Ávila, a la vanguardia en la intermediación de emergencias
Cyl dots mini

Una residencia de Ávila, a la vanguardia en la intermediación de emergencias

Mujer en la residencia de mayores de Sinlabajos.

Situada en la localidad abulense de Sinlabajos.

Los casos de atragantamiento son más frecuentes de lo que parece, especialmente entre aquellas personas que sufren de problemas de masticación o deglución, como la disfagia. Esta patología, que implica la dificultad para tragar, afecta hasta el 33% de ancianos que viven solos, mientras que la prevalencia entre los mayores que viven en residencias aumenta al 50%

 

Muchos de los afectados padecen otras patologías o alteraciones neurológicas, como Alzheimer, Parkinson o demencia, o problemas de movilidad, que pueden provocarla. Por tanto, la disfagia es tan frecuente en la persona mayor, que se presenta como un gran síndrome geriátrico, ya que puede causar diversos problemas e, incluso, la muerte.

 

Uno de los efectos traumáticos de la disfagia es el atragantamiento. Y en estos casos la rápida intervención es fundamental, ya que, ante la falta de oxígeno, la muerte cerebral comienza a partir de tan sólo 4 minutos. El tratamiento actual de la OVACE (Obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño) se basa en un protocolo que va desde inducir al paciente a toser, a palmadas en la espalda, compresiones abdominales (Maniobra de Heimlich) y compresiones torácicas, pero dependiendo de la situación en la que se produce dicho suceso y al estado de la persona afectada no siempre es posible practicarlos de manera eficaz o dificultan su éxito.

 

De ello dan fe muchas personas que han vivido casos similares. En estos momentos de angustia, es imprescindible saber cómo actuar. Pero también ayuda poder contar con dispositivos de emergencia para atragantamiento a los que recurrir cuando los protocolos no tienen éxito. El LifeVac es uno de ellos, ya que por su eficacia y sencillo uso es muy útil en residencias y centros sociosanitarios.

 

Dispositivo LifeVac

 

Así lo avalan desde la Residencia Gregorio García Antonio de Sinlabajos de Avila, que trasladan la confianza en este dispositivo, con el que han podido superar esta difícil situación en varias ocasiones, evitando un desenlace trágico. La residencia está gestionada por la asociación sin ánimo de lucro ASOCRIS, que apuesta por equipos altamente profesionales, además de con todos los adelantos técnicos, para garantizar el bienestar de las personas a las que cuidan.

 

Según explican desde la residencia, la primera vez que lo utilizaron no tenían la certeza de su eficacia. Recurrieron a LifeVac tras realizar a la paciente -una mujer que se había atragantado con un trozo de membrillo- el protocolo OVACE sin que funcionara. Ante la extrema urgencia de la situación, el personal sanitario que la atendió usó el LifeVac, logrando liberar la obstrucción y consiguiendo que la mujer recuperara la consciencia.

 

En el centro desde entonces tienen siempre a mano este dispositivo, que han utilizado con éxito en otras dos ocasiones, con pacientes con deterioro cognitivo, con pluripatologías, entre ellas la disfagia, y en silla de ruedas, condiciones que dificultan los resultados de la Maniobra de Heimlich, que se realizó previamente en todos los casos.

 

Así lo traslada María Teresa Martín, directora del centro: “conocimos la existencia del dispositivo LifeVac a través de Víctor, un enfermero que estuvo trabajando con nosotros. Nos habló de él en una jornada sobre primeros auxilios y esa misma tarde pedimos dos unidades”.

 

Desde entonces, y teniendo en cuenta la experiencia con LifeVac, confían 100% en el dispositio. “Es el aliado que no debería faltar en ningún domicilio y centro de trabajo”, indican.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: