Una falsa alarma obliga a desalojar la Sagrada Familia de Barcelona

Exterior de la basílica de la Sagrada Família de Barcelona

Una falsa alarma ha obligado a desalojar la noche de este martes la Sagrada Familia de Barcelona y su entorno.

Los Mossos habían activado los Tedax (Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos) para inspeccionar una furgoneta blanca estacionada en el entorno del templo, suceso que no ha motivado ninguna detención.

Además de la Sagrada Familia --donde había turistas y se estaba haciendo la misa diaria en la cripta--, la policía ha desalojado diferentes tiendas del entorno, ha confinado a vecinos y ha cortado las calles Provença, Rosselló y Sardenya.

Asimismo, el servicio de Metro de las líneas L2 y L5, en funcionamiento, no ha realizado parada en la estación de Sagrada Familia durante el tiempo que han durado las comprobaciones.