Un teatro más inclusivo con las mujeres y con las capacidades diferentes

Maite Sánchez, María Sánchez, Pilar Rodríguez y Francisco Pajares. Foto: Javier Martín.

Del 21 al 25 de mayo la Casa Grande de Martiherrero acoge su cuarto certamen de teatro. 

El telón del salón polivalente de la Casa Grande de Martiherrero volverá a subirse para acoger del 21 al 25 de mayo el IV Certamen de Teatro 'La Casa de Martiherrero'. Un concurso que aboga por la inclusión de las personas con discapacidad intelectual y que en esta cuarta edición trata de ser más reivindicativo para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, de ahí que tal y como ha señalado la directora del certamen, Pilar Rodríguez, el cartel tenga el color rosa como protagonista.

 

En este sentido, la directora de teatro ha recordado que "no es un certamen al uso", sino que se trata de una cita "muy especial", no sólo para los residentes de la Casa Grande, sino también para quienes se acercan hasta allí para presenciar las obras y también para quienes participan, ya que este centro "la inclusión pasa de forma natural".

 

Asimismo, Maite Sánchez, coordinadora del certamen, ha resaltado que en esta edición participarán un total de doscientos actores y actrices, pertenecientes a trece grupos, de ellos once son de Ávila y los otros dos de Salamanca y Palencia. El grupo salmantino de 'Insolamis' pondrá en escena el próximo 23 de mayo la obra 'Mago de Oz', mientras que la compañía palentina Expresarte representará el 25 de mayo el texto titulado 'Amor'. Entre los grupos abulenses destaca la participación de la compañía 'Cervantinas de Gotarrendura', de la Residencia Villa de Santa Teresa que se subirán al escenario con la obra teatral 'Santa Teresa', coincidiendo con la celebración de primer Año Jubilar Teresiano.

 

Por su parte, Francisco Pajares, coordinador del certamen, ha destacado que durante el acto de clausura se dará a conocer el veredicto del jurado oficial y el de los usuarios, con dos categorías: temática infantil y no infantil. Los ganadores recibirán una casa nido de madera que a su juicio representa "los valores que imperan" en La Casa Grande de Martiherrero como son "la seguridad, la protección, el acogimiento o el cariño".