Un militar provoca un reguero de muertos en Tailandia y lo cuenta a través de Facebook

Un sargento roba armas y municiones de la base militar donde estaba destinado, mató allí a un superior, y siguió un reguero de muertes en un templo budista y un centro comercial. Hay 20 muertos y multitud de heridos.

Un sargento del Ejército tailandés ha matado a 20 personas y se encuentra ahora atrincherado en un centro comercial de la ciudad de Nakhon Rachtasima (también conocida como Korat), en el noreste del país. Un portavoz militar, el teniente general Kongcheep Tantrawanit, ha proporcionado la nueva cifra de muertos a última hora de la tarde del sábado. En cuanto a los heridos, podrían ser 31, algunos de gravedad.

 

Durante la madrugada del sábado al domingo ha sido abatido por miembros de la Policía tailandesa. Al final, el resultado es de 26 muertos y decenas de heridos tras actuar el tirador en varios puntos de la ciudad.

 

El individuo ha sido identicado como el sargento Jakkrapanth Thomma, de 32 años y quien, según las primeras investigaciones, robó armas y municiones de la base militar de Surathampithak, donde estaba destinado, informa el diario 'The Bangkok Post'. Allí mató a tiros a su comandante, a una civil y a otro soldado antes de robar un todoterreno acorazado modelo Humvee con el que hizo acto de presencia en el centro comercial Terminal 21.

 

El oficial asesinado ha sido identicado como el coronel Anantharot Krasae, con quien el sargento protagonizó una disputa previa. La civil fallecida parece ser un mujer de 63 años, familiar del coronel, posiblemente su suegra.

 

Posteriormente huyó a un templo budista donde mató o hirió a varios creyentes y después se desplazó hasta el centro comercial, donde abrió fuego indiscriminadamente en el aparcamiento y después se atrincheró dentro de la zona comercial de Nakhon Rachtasima.

 

Una vez llegado al centro comercial, "el individuo usó una ametralladora y disparó a víctimas inocentes. Hay muchos muertos y heridos", ha explicado el portavoz policial Krissana Pattanacharoen. Las cámaras de seguridad captaron al individuo saliendo de su vehículo en torno a las 18.00, comenzó a abrir fuego inmediatamente contra la gente y contra una bombona de gas, lo que desencadenó una fuerte explosión y un incendio.

 

Tras horas de tensión, efectivos de las fuerzas de seguridad pudieron acercarse al lugar donde está el sospechoso y le instaron a entregarse, pero éste respondió con gritos y disparos. La operación sin embargo ha permitido evacuar a cientos de personas que estaban atrapadas en el centro comercial. Pattanacharoen, el portavoz policial, ha pedido al público que se aleje de las áreas de concentración, permanezca en el interior y obedezca las instrucciones de los ociales de seguridad.

 

La red social Facebook, mientras tanto, ha eliminado las fotos y vídeos colgados por Jakkrapanth durante el ataque. "Ahora estoy cansado", asegura el sargento a la cámara en uno de los vídeos, vestido con casco y uniforme militar, "ya no puedo mover mi dedo".