Un mes clave para los presupuestos y para Castilla y León
Cyl dots mini

Un mes clave para los presupuestos y para Castilla y León

Superado el primer rubicón, el de las enmiendas a la totalidad, se inicia un período de casi un mes para negociar la aprobación de los presupuestos mientras el PP ya piensa en cumplir con su propio congreso, que apunta a anticiparse a la fecha 'fatídica' de marzo.

Los presupuestos 2022 de Castilla y León han superado su primera prueba y se encaminan hacia un momento decisivo que lo será también para la comunidad y su futuro político. En el transcurso del próximo mes el Gobierno regional tiene que repetir, como mínimo, el resultado de una votación que se ganó por la mínina en todos los sentidos. Y lo hará mientras se aproxima la fecha del congreso regional del PP de Fernández Mañueco, que se celebrará en el primer trimestre de 2022 "o antes".

 

Lo primero, los presupuestos. PP y Cs han logrado salvar el primer 'match point', el de las enmiendas a la totalidad, de manera muy ajustada, pero a su favor. Bastaba el plácet de Por Ávila y lo han tenido, aunque haya sido en forma de abstención. Votación ganada por el mínimo del mínimo, pero suficiente. Ahora hay que poner rumbo a la votación definitiva, la de aprobación que tiene que producirse el próximo 23 de diciembre, en puertas de la Nochebuena. Y para sacarla adelante habrá que volver a conseguir, como poco, el apoyo de la formación abulense, que tiene la llave de las cuentas de 2022.

 

Superada la primera fecha clave, es previsible que la segunda exigirá un esfuerzo mayor porque es la hora de concretar lo que este tipo de apoyos requieren: compromisos con dotación presupuestaria. Así de claro lo han dejado desde Por Ávila, que con su abstención daban en un mismo acto vida a los presupuestos y un plazo de un mes para no devolverlos a corrales. ¿Puede ocurrir? Parece improbable, pero los abulenses están dispuestos a aprovechar la ocasión que se les presenta de ser pieza clave (como hace un año) y exigen compromisos para “sus vecinos” que tienen que “figurar sí o sí” para que en diciembre se repita la aprobación.

 

Esos compromisos tendrán que plasmarse en forma de inversiones reales vía enmienda, cosas que desde la formación consideran que no son "imposibles" que, por otro lado, PP y Cs ya han dicho que no concederán. Veremos cómo acaba la negociación, pero no pinta del todo mal, aunque existe un riesgo. La votación del 18 de noviembre ha demostrado que Por Ávila es la única opción que tiene el gobierno bipartito: el resto de grupos no quieren saber nada.

 

Puede que poco después, e incluso durante la negociación, el PP de Castilla y León anunciará y convocará su congreso que Alfonso Fernández Mañueco ha fijado para el primer trimestre de 2022 "o antes". Tal y como están las cosas, hay que contar con un congreso autonómico de autoafirmación, en la línea de los que ya están celebrando los 'populares', pero en la actual coyuntura política también es una forma de tener listo al partido para lo que pueda venir. Más todavía si se celebra antes de la 'fatídica' fecha del 11 de marzo, la línea que marca el tiempo legal para una posible y segunda moción de censura, el rubicón al que está ligado un posible adelanto electoral. Así que Fernández Mañueco y el PPCyL tienen un mes de mucho trabajo por delante: presupuestos, congreso y quien sabe si elecciones.