Un Lobo hambriento por el CUM se merienda al Universidad de Valladolid

Hampl avanza hacia canasta en el encuentro ante Universidad de Valladolid. (Foto: Edgar Palomo)

Ávila Auténtica volvió a ganar con holgura en casa, esta vez ante el Universidad de Valladolid por 91-65, en gran parte gracias al enorme acierto en el tiro exterior de Jaume Lobo

Ávila Auténtica Carrefour- El Bulevar sigue con su racha de victorias en la Liga EBA y se ha deshecho sin problemas del Universidad de Valladolid. Un equipo muy inferior en todo el partido y que se ha visto superado en todo momento por el alto nivel de juego y el acierto de los verderones.  Si hay un jugador en el choque que ha brillado especialmente por encima de todos, ese ha sido el escolta Jaume Lobo, que destrozó a los pucelanos sobre todo con su gran tiro exterior, donde anotó un total de 35 puntos. Logrando anotar 9 tiros de 15 intentos para cosechar 31 de valoración.

 

Los pupilos de José Antonio Sánchez saltaron a la cancha convencidos de seguir con la misma dinámica que les ha llevado a ganar a Betanzos y USAL La Antigua, y desde muy pronto se fueron arriba en el electrónico gracias a un primer 9-0 de salida. El acierto y agresividad en la pintura, con un inspirado Diagne y el martillo pilón Hampl, cerrando también la parcela reboteadora, y el acierto de Lobo de 3, dinamitaron desde el minuto uno las esperanzas de los vallisoletanos. Muy romos en ataque y superados en defensa. De hecho, el nerviosismo a medida que pasaron los minutos se apoderó de la muñeca de sus tiradores, muy precipitados, salvo la de Javier Martínez, que salvó la honra de su equipo, que se fue a los 23 puntos.

 

 El juego dinámico y coral de los de casa enamoró a la ‘marea verde’ que reconoció el buen hacer de su equipo, y que dejó a Valladolid en solo 6 puntos en el primer cuarto. Aunque fue tónica habitual en todo el partido, ya que mientras Ávila Auténtica seguía martilleando el aro, Universidad de Valladolid asistía impotente a una cita ya decantada desde el primer momento. De hecho, solo 4 jugadores visitantes pudieron anotar al final de la primera mitad, a pesar de que los verderones aflojaron el pistón, y donde José Antonio Sánchez aprovechó para hacer rotaciones con jugadores con menos minutos en las piernas.

 

No desaprovechó la oportunidad el chico nuevo de la clase, Stefan Radosavljevi, que intimidó a los de Domingo Cano en su propio aro, aunque aún con visos de acoplarse al estilo de juego. Tampoco Íñigo Mayorga, que aportó fluidez, y el bilbaíno  Ánder Pérez, muy incisivo en ataque y en el choque cuerpo a cuerpo en aro propio. Aunque los focos fueron para Jaume Lobo, excelso en el tiro de 3, con 5 triples consecutivos anotados en el tercer cuarto y sin fallo.

 

Valladolid quiso maquillar sin mucho éxito el marcador, se jugaban todavía la honra sobre el parquet del CUM Carlos Sastre. Dejaron algún rastro de su potencial por fuera con aciertos de 3 de Pescador y Padrones, pero las transiciones ofensivas tras robo de los verderones, una faceta donde destacó Álvaro Tébar, fue suficiente para dinamitar definitivamente el partido, y para que el Óbila se llevase el cuarto encuentro del curso baloncestístico por un contundente 91-65 que le pone en la zona noble de la Conferencia AB con 3 victorias y 1 derrota.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: EDGAR PALOMO