Un grupo de psicólogos de la Usal trabaja en la prevención de conflictos en nueve centros de Salamanca

Laura Iglesias, licenciada en Psicología por la Usal y responsable del proyecto

El proyecto de Laura Iglesias ha sido aprobado y subvencionado por el Programa Europeo 'La juventud en Acción' del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Cuatro psicólogos formados en la Universidad de Salamanca llevan a cabo el proyecto 'Prevención de Conflictos y Mediación Escolar' de Laura Iglesias Fernández, que fue aprobado y subvencionado por el Programa Europeo 'La juventud en Acción' (INJUVE) perteneciente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

 

La idea de la creación de este proyecto surge "tras observar en los centros educativos que muchos alumnos resuelven sus problemas de manera inadecuada o es un adulto el que tiene que intervenir en la resolución del mismo provocando continuas peleas", como apunta Iglesias.

 

 

De este modo, este programa -que se ha puesto en marcha durante este curso escolar en nueve centros educativos salmantinos- "se pretende conseguir una integración intercultural y una mayor tolerancia a las diferencias individuales de pensamiento con el fin de cambiar pautas de comportamiento disruptivos y aumentar el rendimiento escolar contribuyendo a una mayor tolerancia a la diferencia, el respeto, el diálogo y la cooperación", como asegura la psicóloga Laura Iglesias, representante del mismo.

 

El proyecto consiste fundamentalmente en el uso de la mediación como técnica para la solución de conflictos en alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria, ya que "consideramos que es la mejor edad para formar a los jóvenes, antes incluso de la llegada de la adolescencia", señala Iglesias.

 

El objetivo es "enseñarles las habilidades necesarias para poder solucionar sus propios problemas de una manera racional, así como proporcionarles la formación necesaria a los profesores para que en un futuro contribuyan a la continuidad del proyecto en el centro y puedan afrontar de una manera mucho más efectiva las quejas o inquietudes que los padres de los alumnos les propongan".

 

Con la mediación escolar, lo que este grupo de psicólogos trata de hacer, además, es "ahondar en la resolución de conflictos mejorando las relaciones sociales entre los alumnos, además de  incrementar notablemente el rendimiento y convivencia escolar. Se hace énfasis también en la mejora de la escucha activa, así como en la comunicación y posición de neutralidad entre iguales, intentando obtener un clima de tolerancia y respeto hacia los demás", subraya Laura Iglesias.

 

De manera paralela, el programa propone la realización de actividades y cursos donde se imparten charlas y conferencias para prevenir y reducir los comportamientos agresivos proporcionando de una manera indirecta la reducción del absentismo y exclusión escolar.

 

La formación ha comenzado a realizarse ya con una hora semanal de clase a todos los alumnos y no será hasta el tercer trimestre del curso escolar cuando -tras observar a los alumnos- se elijan tres o cuatro por clase para que ejerzan de mediadores y se les ofrezca una formación mayor que formen parte, además, del Plan de Convivencia del colegio.

 

Las evaluaciones que se están llevando a cabo hasta el momento son de carácter mensual y ya se han logrado "pequeños avances de respeto entre los niños", como apunta Iglesias, aunque "aún es pronto para realizar una evaluación más exhaustiva, que se llevará a cabo en junio".