Un estudio sugiere que el polvo espacial podría transportar vida entre planetas

Un nuevo estudio de la Universidad de Edimburgo sugiere que la vida en la Tierra podría haberse originado a partir de partículas biológicas traídas al planeta en corrientes de polvo espacial.

Según la investigación que se publica en 'Astrobiology', los rápidos flujos de polvo interplanetario que continuamente bombardean la atmósfera de la Tierra podrían liberar organismos diminutos de mundos lejanos o enviar organismos terrestres a otros planetas.

Los científicos afirman que las corrientes de polvo podrían colisionar con partículas biológicas en la atmósfera de la Tierra con suficiente energía como para lanzarlas al espacio. Tal evento podría permitir que las bacterias y otras formas de vida hagan su camino desde un planeta en el Sistema Solar a otro, y tal vez más allá.

De este modo, el hallazgo sugiere que los grandes impactos de asteroides pueden no ser el único mecanismo por el cual la vida podría transferirse entre los planetas, como se pensaba anteriormente.

La investigación, que ha sido financiada en parte por el Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología, calculó cómo los poderosos flujos de polvo espacial --que pueden moverse a una velocidad de hasta 70 kilómetros por segundo-- podrían colisionar con partículas en el sistema atmosférico de la Tierra.

Los científicos descubrieron que las partículas pequeñas que existen a 150 kilómetros o más sobre la superficie de la Tierra podrían ser golpeadas más allá del límite de la gravedad de la Tierra por el polvo espacial y eventualmente llegar a otros planetas. El mismo mecanismo podría permitir el intercambio de partículas atmosféricas entre planetas distantes.

Se sabe que algunas bacterias, plantas y pequeños animales llamados tardígrados pueden sobrevivir en el espacio, por lo que es posible que tales organismos, si están presentes en la atmósfera superior de la Tierra, choquen con polvo espacial que se mueve rápidamente y soporten un viaje a otro planeta.

El profesor Arjun Berera, de la Facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Edimburgo, que dirigió el estudio, explica que "la proposición de que las colisiones de polvo espacial podrían impulsar organismos a enormes distancias entre planetas plantea interesantes perspectivas de cómo se originaron la vida y las atmósferas de los planetas". "La transmisión de polvo del espacio rápido se encuentra en todos los sistemas planetarios y podría ser un factor común en la proliferación de la vida", concluye.