Un culo de mujer para ¿vender libros?

Cartel de la Feria del Libro de Zamora 2017.

El colectivo feminista de Podemos en Zamora critica el cartel de la Feria del Libro, "una alegoría sexista de la lectura, que utiliza los estereotipos publicitarios del cuerpo de la mujer como mero objeto publicitario".

La Feria del Libro de Zamora es una cita clásica para los libreros de la capital del Duero, que esperan que llegue junio para ahogar las penas que, de un tiempo a esta parte, asolan a la venta de libros. La feria, como en muchas ciudades, suele ser reclamo suficiente para animar las ventas y conseguir que tanto los habituales de los anaqueles como los que lo son menos se acerquen a las librerías. Sin embargo, este año la feria zamorana ha empezado rodeada de una polémica que la sitúa en el centro de acusaciones de sexismo.

 

Todo tiene que ver con su cartel de este año, que se puede ver en esta información. Retrata a una mujer de espaldas, que se atisba desnuda y parcialmente cubierta por un libro abierto. Y decimos parcialmente porque deja sus nalgas al aire. No incluye nada más que las fechas, el lugar y los horarios en los que permanecerán abiertos los stand de la feria de Zamora, que ha arrancado este lunes, coincidiendo con la festividad de La Iniesta.

 

 

El cartel ha sido criticado por el grupo de Feminismo del partido Podemos de Zamora, que considera que la obra distribuida por la ciudad es sexista ya que muestra una mujer desnuda como reclamo para la venta de libros. El cartel elegido es el ganador del concurso convocado por la Asociación Zamorana de Librerías, Papelerías y Material Didáctico (Azal), organizadora de la feria. El colectivo ha visto en el cartel una alegoría sexista de la lectura y en un comunicado ha tachado como "un despropósito" que se pretenda fomentar la lectura como motor de igualdad, libertad, educación y cultural y a la vez se caiga "en los estereotipos publicatorios".

 

Según este colectivo, el cartel coloca a la mujer "de espaldas al conocimiento de la lectura transformándola en objeto" y muestra la lectura como una "simple ensoñación" y que "ni la lectura te hace levitar ni la mujer es solo culo". Según el grupo de la formación morada de Zamora, las bases del concurso indicaban que se debía respetar la integridad de las personas y protesta porque el elegido es "una alegoría sexista de la lectura, que utiliza los estereotipos publicitarios del cuerpo de la mujer como mero objeto publicitario".