Un acusado de asesinar a un joven en Madrid de 29 puñaladas alega legítima defensa y miedo insuperable

El acusado en el juicio
El procesado declara que recibió una brutal agresión después de que la víctima dejara casi moribunda a su pareja


MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Un acusado de acabar con la vida de un joven de 29 puñaladas en el barrio de Pilar ha alegado en el juicio que actuó en legítima defensa y bajo un miedo insuperable tras recibir una brutal agresión a manos de la víctima después de que ésta hubiera dejado casi moribundo a su novio tras clavarle varias veces unas tijeras en su vivienda.

Un Jurado Popular ha comenzado este lunes a enjuiciar a Pedro M.N., quien se enfrenta a una petición fiscal de ocho años de cárcel por un delito de homicidio en el que se aprecia una eximente incompleta por legítima defensa. La familia de la víctima, de 27 años, solicita que se le condene a 22 años de prisión por asesinato al estimar que hubo ensañamiento en el comportamiento del acusado.

Hasta el próximo 12 de marzo, los miembros del Jurado tendrán que dilucidar si Pedro actuó en defensa de su vida y si las puñaladas que propinó se debieron al miedo insuperable y al pánico que sufría al ser atacado por el agresor de su pareja, a quien encontró ensangrentado en el rellano de la escalera de su vivienda.

En la explicación de los hechos al Jurado, el abogado del encausado ha destacado que la víctima se encontraba esa mañana bajo los efectos del alcohol y las drogas, lo que "disparó su agresividad". "Mi cliente no tuvo más remedio que intentar defenderse de esa brutal agresión", ha indicado el letrado, mientras que la abogada de la acusación particular ha defendido que actuó como venganza.

En su declaración, el procesado ha relatado que sobre las 9 horas del 27 de noviembre de 2008 se encontraba en el bar que regentaba junto a su pareja en el barrio del Pilar cuando un vecino le alertó de que algo había ocurrido.

"Me encontré a Eduardo ensangrentado y convulsionando en el descansillo. Fui a por una manta a casa y apareció un desconocido que se abalanzó sobre mi con una violencia feroz. Comenzamos un forcejeo y caímos cerca de la cocina. Él cogió un cuchillo de sierra y logré quitárselo. Yo cogí otro cuchillo de filo y le pinché. pero se incorporaba. Le pinché y pinché hasta que parara", ha narrado.

Así, ha indicado que no sabe cuantas veces le acuchilló y ha insistido en que estaba "aterrado". "Era muy violento. No sabía cómo pararle. Me pegaba puñetazos, me mordía, me daba cabezazos", ha manifestado.

QUE SE HAGA JUSTICIA

Antes de que comenzara el juicio, el padre de la víctima ha manifestado que espera "que se haga justicia" con el asesino de su hijo y ha denunciado que sólo estuvo en prisión dos meses a pesar de declararse autor de los hechos.

"Espero que se haga justicia. Es una asesinato con alevosía y ensañamiento porque a mi hijo le clavaron 29 puñaladas en órganos vitales", ha apuntado José Sopuertas.

Según los hechos del fiscal, el acusado se encontraba en un bar cuando fue alertado por unos vecinos de que en su domicilio su pareja sentimental, Eduardo Alfonso, estaba manteniendo una discusión con el fallecido. Tras ver que su pareja había sido agredida por Juanjo entabló a una pelea y apuñaló finalmente a Sopuertas.