UGT y CCOO proponen a las instituciones públicas un gran pacto por la atención a la dependencia

E.P.

Un nuevo modelo que aborde el problema actual y también la situación que quede después de la pandemia por COVID-19

Comisiones Obreras y UGT se han dirigido al alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera y al presidente de la Diputación Provincial, Carlos García, para trasladarles la necesidad de lograr un gran pacto en el que participen la Administración Autonómica, Ayuntamiento, Diputación y agentes sociales y económicos para un nuevo modelo de Atención a la Dependencia que aborde el problema actual y también la situación que quede después de la pandemia por COVID-19.

 

Las organizaciones sindicales y la organización patronal que componen el Diálogo Social, corporaciones locales, inspección de trabajo, procurador del común e incluso la propia investigación que abre el TSJCyL, han puesto de manifiesto la “necesidad de actuar ya”, así como la de analizar las deficiencias para una actuación futura en los dos campos prioritarios de atención a la dependencia: la atención en los domicilios y la atención residencial.

 

Ambos sindicatos entienden necesarias la adaptación de los servicios domiciliarios a una nueva realidad, “puesto que la permanencia en los domicilios está demostrando que salva vidas, proporcionando medios que aporten seguridad a las personas usuarias y se garantice el derecho en la seguridad para las personas trabajadoras, e incorporando acciones que sean útiles para el mantenimiento y sostenibilidad de los contratos en vigor y reincorporando las cancelaciones temporales de servicios que se han producido en las últimas semanas”, señalan.

 

Según señalan ambas instituciones, los centros residenciales “han tenido una afectación muy desigual, tanto en las residencias públicas, como en las privadas, con una incidencia muy dispar entre centros entre cuanto a residentes y personal afectados”.

 

Las rutinas, las actividades, los usos de los espacios comunes que forman parte de la convivencia en estos hogares para las personas mayores, como si de su domicilio se tratara, “estaban preparados para un modelo de convivencia útil en etapas normales”, pero, señalan que a tenor de las situaciones críticas que el COVID-19 está produciendo en las residencias, los sindicatos aseguran que “muestran que no lo estaban en modo alguno para responder a una pandemia de este calado”.

 

Por lo que creen que “es necesario conocer la realidad de contagio por COVID-19 en todas las residencias, tanto en usuarios como en personal”. Así mismo, creen que es “imprescindible actuar en aquellos centros, especialmente y con urgencia, en los que los datos son negativos, ofreciendo diferentes alternativas en función de las carencias detectadas, debiendo estar todas las medidas enmarcadas en un Plan de Actuación en Residencias en el que primen de forma inmediata los mecanismos necesarios para frenar contagios y fallecimientos”, finalizan.