UGT denuncia que la empresa del servicio de ayuda a domicilio quiere que las trabajadoras "paguen" sus pérdidas
Cyl dots mini

UGT denuncia que la empresa del servicio de ayuda a domicilio quiere que las trabajadoras "paguen" sus pérdidas

Rueda de prensa celebrada este jueves en la sede de UGT en Ávila. (Foto: Carlos Jiménez).

El sindicato señala que la empresa concesionaria no está pagando la bolsa de horas.

En la mañana de este juves, UGT ha denunciado la situación de los 440 trabajadores de la empresa Sacyr Social, empresa concesionaria del servicio de ayuda a domicilio de la Diputación de Ávila.  

 

"No puede resultar más lamentable que una empresa del tamaño de Sacyr Social pretenda que las auxiliares de ayuda a domicilio asuman las pérdidas que a ella la ha provocado el covid 19 en nuestra provincia", ha denunciado Juan Carlos Pajares, responsable de la Federación de Servicios de UGT en Ávila.

 

Pajares ha señalado que "es indignante que las trabajadoras que asumieron acudir a su puesto de trabajo sin prácticamente equipos de protección, para no dejar desatendidos a los usuarios del servicio vayan ahora a tener que pagar de sus sueldos las pérdidas de su empresa".

 

Bolsa de horas

 

Según el sindicato, "a pesar de todo, de los muchos casos de contagios que ha habido, del miedo que han pasado y de la falta de suficientes equipos de protección personal eficaces y eficientes, etc, estas trabajadoras jamás han dejado desatendido el servicio", una situación tras la cual "el pago de su empresa y, de alguna forma, de la Diputación Provincial de Ávila, con la realización de descuentos de su bolsa de horas para que asuman ellas las pérdidas".

 

La Diputación de Ávila asumió el coste total del servicio en su momento, pero muchos usuarios se dieron de baja por miedo a contagiarse, lo que hizo que el copago que asumen estos usuarios no se hiciera efectivo. Asique la institución provincial pagó un 83% de todo el coste y la empresa “perdió” un 17% del dinero que recauda por el copago de los usuarios.

 

Según denuncia UGT, la solución que pretende aplicar al parecer la empresa es "descontar a las trabajadoras de su bolsa de horas un 17% para resarcirse de las pérdidas". Esta solución ha sido comunicada a Diputación de Ávila y "ésta no ha mostrado su descontento, por lo que la empresa ha “entendido” de modo unilateral que estaba totalmente legitimada para realizar esta fechoría".

 

Por todo ello, en el sindicato no entenden "como es posible que las administraciones públicas sigan tolerando estos elementos parásitos del sistema cuando pueden gestionar ellas directamente el servicio, puesto que disponen de todo lo necesario".

 

Modus operandi

 

El presunto modus operandi de la empresa es "sencillo y podría pasar totalmente desapercibido", tal y como ha explicado UGT: "Se trata de descontar a cada trabajadora que tiene horas en positivo en la bolsa un número de estas horas y pagarla de menos. Para ello es imprescindible no reflejar en nómina el número de horas que paga, por eso no lo hace por más que se le ha exigido desde el Comité de Empresa".

 

En una plantilla que cuenta aproximadamente con 440 trabajadoras, que generan una bolsa global de más de 12.000 horas por encima de sus contratos hasta el mes de septiembre, con descontar 2.500 horas de ese saldo, la empresa se ahorraría unos 18.000€ que es "más o menos la cantidad que ha dejado de ingresar". "Esta sucia jugada es la que presuntamente pretende realizar Sacyr Social con la complicidad intrínseca de la Diputación Provincial de Ávila", añaden desde UGT.

 

Además la empresa actúa con "premeditación y alevosía" para el sindicato, puesto que en el mes de febrero, en concreto el día 10, firmó un acuerdo en el SERLA en el que se comprometía a que en las nóminas de las trabajadoras apareciera el número de horas de bolsa que las pagaban, un cuerdo que "ha incumplido", una circunstancia que ya ha denunciado ante la Inspección de Trabajo.

 

Además, UGT ha denunciado la falta de equipos de protección individual y valora concentraciones a la puerta de Diputación de Ávila e incluso convocar una huelga de las trabajadoras ante "el abuso ya intolerable al que están siendo sometidas".