UCCL-Ávila muestra gran preocupación por los ataques de lobos en la provincia abulense

Imagen de archivo

En la reunión mantenida ayer en Valladolid con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, UCCL-Ávila pone de manifiesto su gran preocupación ante los datos vertidos sobre la provincia abulense.  

En el encuentro, al que asistió Jesús Muñoz (presidente de UCCL-Ávila y responsable de Medio Ambiente de UCCL), se expusieron datos sobre ataques de lobos y sirvió para analizar el comunicado de la Comisión Europea titulado ‘Plan de Acción en pro de la naturaleza, las personas y la economía’. Mediante dicho comunicado se modifica la directiva de hábitat y abre la posibilidad de flexibilizar los mecanismos de control de las poblaciones de lobos al sur del Duero. Algo que desde UCCL consideran positivo, ya que por fin se reconoce desde la UE los graves quebrantos económicos que se están produciendo por esta problemática en la Comunidad y sobre todo en la provincia de Ávila.


Respecto al pago compensatorio por los ataques, el consejero se “comprometió” ayer a pagar las indemnizaciones pendientes de los ataques producidos entre noviembre del 2015 y junio del 2016, periodo que se ha quedado en un limbo y a partir del cual se empezaron a pagar los siniestros en un plazo medio de 23 días.


Entre los datos vertidos ayer por el consejero, cabe destacar que Ávila es la provincia de Castilla y León en el que el número de estos siniestros es mayor, llegando a los 811 en 2016 y aumentando en el primer cuatrimestre de 2017 en 12 respecto al mismo periodo de 2016. Una situación que desde hace mucho tiempo UCCL-Ávila lleva denunciando públicamente y que ve como con el paso del tiempo se va encrudeciendo.

 

Una muestra de ello es la grave situación que se está viviendo en la zona de Gredos. Pueblos como San Martín de la Vega sufren ataques todos los días, llegando a concentrarse en una misma explotación casi una docena en un mes. Además de todas las pérdidas económicas que conlleva, se suma el daño psicológico que produce en los ganaderos.


María Ángeles, ganadera de San Martín de la Vega, ha comentado a este sindicato que la situación es insostenible, “es muy duro ver día a día como te matan a tus animales, y observar como una vaca lame la cabeza de su ternero muerto. Quieras o no todo esto te afecta psicológicamente”. Además, asegura que lo único que les queda es falta dormir con las vacas; una situación insostenible que provoca que los animales estén asustados y dispersos, y al que se le suma la numerosas muestras de la presencia de lobos como: oír aullidos e incluso a verlos a escasos cuatro kilómetros del centro urbano. Hechos que provocan, aparte de los comportamientos en los animales, miedo en los propios ganaderos.    

 

Desde UCCL-Ávila denuncian, nuevamente, "una situación escandalosa en nuestra provincia que si sigue a este ritmo terminará acabando con una forma de vida en el medio rural. Algo que resulta contradictorio si quieren mantener la vida en los pueblos, para lo cual tienen que solucionar este gran problema que acecha constantemente a la ganadería de nuestra provincia".

Noticias relacionadas