UCCL Ávila aborda los seguros agrarios en una jornada celebrada en Arévalo

De la mano de José Antonio González Alonso, Coordinador de tasaciones de la zona de Castilla de Agroseguro, con la asistencia de una treintena de trabajadores del campo.

UCCL-Ávila llevó a cabo este martes unas jornadas sobre seguros agrarios en la Casa del Concejo de Arévalo con la participación de una treintena de personas, en su mayoría trabajadores del campo.

 

El acto comenzaba a las 12 horas con la intervención de José Antonio González Alonso, Coordinador de tasaciones de la zona de Castilla de Agroseguro, encargado de exponer las características del seguro de herbáceos del 38º Plan de Seguros Agrarios.

 

González Alonso comenzó abordando los tipo de cultivos que son asegurables, abarcados en la Línea 309, prevista para los cultivos, entre otros, típicos de la región como son los cereales de invierno (trigo blando, trigo duro, cebada, avena, centeno,...), cereales de primavera, leguminosas y oleaginosas (girasol, colza, camelia,...).

 

Respecto al seguro principal, que se hace para la garantía de la producción y la paja, la posibilidad de contratación comenzó el 1 de septiembre salvo para los cultivos de regadío de cereales de primavera que pueden empezar a suscribirse a partir del 1 de marzo. Esta misma fecha, 1 de marzo, es cuando se puede empezar a suscribir el seguro complementario.

 

En cuanto a la finalización del periodo de contratación, para los cultivos de secano como los cereales de invierno, la leguminosas y oleaginosas (solo cártamo y girasol) el plazo terminará el 20 de diciembre, y para el resto de oleaginosas (colza y camelia) esta fecha será el 15 de noviembre.

 

El siguiente tema que trató el coordinador de tasaciones fue el de las coberturas, las cuales garantizan los daños ocasionados por los riesgos de pedrisco, incendio, riesgos excepcionales, no implantación de la colza y resto de adversidades climáticas, incluida la sequía.

 

Respecto a los riesgos de fauna silvestre, como conejos o topillos, está garantizado siempre en cultivos de siembra primaveral y en el resto de cultivos de siembra otoñal sólo en aquellas pólizas contratadas en el periodo de suscripción de las pólizas de secano.

 

Durante la ronda de preguntas, con la que concluyeron las jornadas, la mayoría de las cuestiones allí expuestas se centraron en la necesidad de asegurar unos cultivos u otros y que coberturas tendrían estos.

 

Entre las voces que se alzaron en el salón muchas de ellas denominaban al seguro agrario como poco atractivo y se centraron fundamentalmente en la demanda de los allí asistentes de seguros que cubran en totalidad los posibles daños aunque esto supusiera un aumento del coste del seguro.