Trump suspende todos los viajes desde Europa a EEUU durante 30 días por el coronavirus

Donald Trump junto a su familia

El veto excluye al Reino Unido y comienza este viernes a medianoche. El presidente acusa a la UE de no haber actuado a tiempo y anuncia medidas para contener el impacto económico.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles que ha suspendido la entrada al país norteamericano a los extranjeros que hayan estado en un total de 26 países europeos, los pertenecientes al Espacio Schengen, como medida de prevención y control del nuevo coronavirus.

 

"Vamos a suspender todos los viajes desde Europa a Estados Unidos durante los próximos 30 días", ha trasladado Trump en un discurso dirigido a la nación pronunciado desde el Despacho Oval. La medida entrará en vigor "la medianoche del viernes", ha agregado, antes de asegurar que las restricciones "se ajustarán según las condiciones", que surjan, sin que haya proporcionado más información.

 

Asimismo, el mandatario, que ha justificado su decisión aludiendo a "evitar que nuevos casos entren" en Estados Unidos, ha señalado que habrá "ciertas excepciones para ciertos ciudadanos americanos" que se hayan sometido "a las evaluaciones apropiadas".

 

"Estas prohibiciones no sólo se aplicarán a la tremenda cantidad de comercio y cargas, sino a varias otras cosas a medida que obtengamos la aprobación", ha añadido. "Cualquier cosa que venga de Europa a Estados Unidos es lo que estamos discutiendo", ha zanjado.

 

Durante su discurso, Trump no ha especificado qué países están incluidos en la medida o a quién afecta. Así, posteriormente, la Casa Blanca ha precisado que las restricciones a los viajes se aplican "a los extranjeros que hayan estado en los 26 países que tienen acuerdos de fronteras abiertas en los últimos 14 días", aludiendo al Espacio Schengen, según un mensaje publicado en la red social Twitter.

 

En estos momentos, los Estados Schengen son, además de España, Alemania, Austria, Bélgica Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza.

 

Las personas que están exentas de estas restricciones, como los ciudadanos estadounidenses, serán trasladados a aeropuertos "limitados" donde puedan realizarse controles, ha agregado la Casa Blanca.

 


En este sentido se ha expresado también el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, que ha trasladado en un comunicado la misma información que la Casa Blanca y ha insistido en que "no se aplica a los residentes estadounidenses legales permanentes (en general), a los familiares directos de ciudadanos estadounidenses y a otras personas identificadas" en la proclamación presidencial.