Triste adiós en Navarredondilla a Javier Ortega, el agente fallecido en la estación de Embajadores

Funeral del policía Javier Ortega en Navarredondilla

Más de medio millar de personas han despedido este domingo en Navarredondilla a Javier Ortega, de 28 años, agente de la Policía que murió el viernes en la madrileña estación de tren de Embajadores al ser arrojado a las vías por una persona a la que iba a identificar.

Más de medio millar de personas han acudido al funeral, que se inició después de que el féretro llegase a la iglesia de la localidad, de 230 habitantes. Su gorra y la medalla al mérito policial sobre una bandera de España cubrían el féretro.

 

Entre los asistentes había vecinos de la localidad y compañeros del agente, destinado en la Brigada Móvil de Madrid, que le han dedicado un aplauso cuando ha llegado el coche fúnebre a las puertas de la parroquia.

 

La iglesia del pueblo no pudo acoger a los asistentes y decenas de personas tuvieron que seguir el funeral desde el exterior, donde hubo formado un grupo de agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

 

Tras la ceremonia, el féretro fue trasladado a hombros al cementerio de la localidad, donde había nacido y vivió con sus abuelos.

 

Entre los asistentes se encontraba el jefe superior de Policía de Castilla y León, Javier Peña, así como compañeros del agente, destinado en la Brigada Móvil de Madrid, donde prestaba sus servicios en la actualidad.

 

Funeral del policía Javier Ortega en Navarredondilla