Tres diputados y cuatro senadores en juego

Candidatos a la provincia de Ávila.

Los partidos políticos de la capital clausuraron ayer sus actos de campaña con la ilusión de tener representación en ambas cámaras en unas nuevas elecciones inciertas

Los partidos políticos abulenses cerraron la campaña electoral con la ilusión de tener representación por la provincia tanto en el Congreso de los Diputados, como en el Senado. La denominada ‘fiesta de la democracia’ llama a votar a un total de 136.701 abulenses, 422 menos que en las pasadas elecciones del mes de abril, y con 679 votantes más que han cumplido la mayoría de edad, para los que serán sus primeros comicios.

 

Un amplio abanico de partidos clausuraron con fiesta sus respectivas campañas. El Partido Popular de Ávila, que tiene en mente recuperar el segundo diputado arrebatado por Ciudadanos en la figura de Manuel Hernández el 28-A, afronta con “optimismo moderado” unas elecciones que espera ganar “con holgura”, según su candidato al Senado, Juan Pablo Martín. Para ello los populares han vuelto a recorrer gran parte de la provincia con el objetivo de volver a movilizar a sus votantes, y convencer a aquellos “de ida y vuelta” que una vez se fueron y que pueden volver a darles su confianza mañana. A ello se le suma el refuerzo en los últimos días de grandes líderes del partido que han arropado a los candidatos abulenses.

 

Vox cerró su campaña en Arévalo con la esperanza por fin de lograr el diputado que tanto ansían con Georgina Rodríguez Trías a la cabeza. En las del 28-A se quedaron a tan solo 4.000 votos de tener sitio en el Congreso, y las encuestas realizadas por el CIS dan a la formación de derechas muchas opciones esta vez de poder estrenarse en la cámara baja. Al otro lado del centro- derecha se encuentra Ciudadanos, capitaneado por Manuel Hernández, al que las encuestas parece que le dan la espalda de obtener escaño en el Congreso con la irrupción fuerte de Vox, la recuperación del PP y el estreno de Por Ávila que también le puede quitar votos.

 

Por su parte, Por Ávila se estrena en unas elecciones nacionales con la ilusión del debutante, “sin ideologías de izquierdas ni de derechas”, según ellos, y reivindicando su carácter de partido local “para luchar por los intereses de los abulenses” y no seguir el dictado de los partidos tradicionales generalistas de Madrid. Para ello se inspiran en la representación obtenida en las Cortes de Castilla y León, donde su procurador Pedro Pascual trabaja por dar voz a la provincia abulense. Para ello piden a los abulenses “ser valientes” para apostar por su partido, dando un “voto útil” para reivindicar las demandas de la provincia.

 

Al otro lado, en el centro-izquierda, se encuentra cómodo el PSOE con Margarita Robles otra vez como máxima exponente, donde es fuerte en voto en grandes municipios del Valle del Tiétar donde tiene ayuntamientos en su poder como La Adrada o Candeleda. Arévalo es otro municipio donde se ha dejado ver la candidata, además de en la capital el jueves pasado, por lo que se presume que salvo sorpresa el domingo conseguiría un escaño.

 

Por último, Unidas Podemos también se ha dejado ver en la provincia. Arenas de San Pedro o El Tiemblo han sido localidades elegidas por los morados para transmitir su mensaje. Un discurso centrado en abordar “una transición política, social y económica para Ávila” con Milagros Hernández y Amelia Samper como representantes al Congreso y Senado respectivamente.