Té verde y café y sus beneficios para los diabéticos tipo 2
Cyl dots mini

Té verde y café y sus beneficios para los diabéticos tipo 2

Té verde y café

Un estudio observacional concluye que el riesgo de muerte fue aún menor para quienes bebieron té verde y café todos los días.

Las personas con diabetes tipo 2 son más propensas a sufrir enfermedades circulatorias, demencia, cáncer y fracturas óseas. Y a pesar del número cada vez mayor de fármacos eficaces, las modicaciones del estilo de vida, como el ejercicio y la dieta, siguen siendo la piedra angular del tratamiento.

 

Investigaciones publicadas anteriormente sugieren que beber té verde y café con regularidad puede ser beneficioso para la salud debido a los diversos compuestos bioactivos que contienen estas bebidas. Pero pocos de estos estudios se han realizado en personas con diabetes. Por lo tanto, los investigadores decidieron explorar el impacto potencial del té verde y el café, por separado y en combinación, sobre el riesgo de muerte entre las personas con la enfermedad.

 

Beber mucho té verde y café está relacionado con un menor riesgo de morir por cualquier causa entre las personas con diabetes tipo 2, sugiere una investigación publicada en la revista en línea 'BMJ Open Diabetes Research & Care'. 

 

Concretamente, beber 4 o más tazas diarias de té verde y 2 o más de café se asoció con un 63% menos de riesgo de muerte durante un período de alrededor de 5 años, muestran los hallazgos.

 

Hicieron un seguimiento de la salud de 4.923 japoneses (2.790 hombres, 2.133 mujeres) con diabetes tipo 2 (edad promedio 66) durante un promedio de poco más de 5 años. Todos ellos habían sido inscritos en el Registro de Diabetes de Fukuoka, un estudio prospectivo multicéntrico que analiza el efecto de los tratamientos farmacológicos y el estilo de vida en la esperanza de vida de los pacientes con diabetes tipo 2.

 

Cada uno de ellos completó un cuestionario de 58 alimen tos y bebidas, que incluía preguntas sobre la cantidad de té verde y café que bebían todos los días. Y proporcionaron información básica sobre factores del estilo de vida, como el ejercicio regular, el tabaquismo, el consumo de alcohol y las horas de sueño nocturno. También se tomaron medidas de altura, peso y presión arterial, así como muestras de sangre y orina para detectar posibles factores de riesgo subyacentes. Unos 607 de los participantes no bebieron té verde; 1143 bebió hasta una taza al día; 1384 bebieron 2-3 tazas; y 1784 bebió 4 o más. Casi 1000 (994) de los participantes no bebieron café; 1306 bebió hasta 1 taza al día; 963 bebía una taza todos los días; mientras que 1660 bebió 2 o más tazas. 

 

Durante el período de seguimiento, murieron 309 personas (218 hombres y 91 mujeres). Las principales causas de muerte fueron el cáncer (114) y las enfermedades cardiovasculares (76).

 

En comparación con los que no bebieron ninguna bebida, los que bebieron una o ambas tenían menos probabilidades de morir por cualquier causa, con las probabilidades más bajas asociadas con beber mayores cantidades de té verde y café.

 

Beber hasta 1 taza de té verde todos los días se asoció con un 15% menos de probabilidades de muerte, mientras que beber 2-3 tazas se asoció con un 27% menos de probabilidades. Tomar 4 o más tazas diarias se asoció con un 40% menos de probabilidades.

 

Entre los bebedores de café, hasta 1 taza diaria se asoció con un 12% menos de probabilidades; mientras que 1 taza al día se asoció con un 19% menos de probabilidades. Y 2 o más tazas se asoció con un 41% menos de probabilidades.

 

El riesgo de muerte fue aún menor para quienes bebieron té verde y café todos los días: 51% menos para 2-3 tazas de té verde más 2 o más de café; 58% menos por 4 o más tazas de té verde más 1 taza de café todos los días; y 63% menos para una combinación de 4 o más tazas de té verde y 2 o más tazas de café todos los días.

 

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Y los investigadores señalan varias advertencias, incluida la dependencia de evaluaciones subjetivas de las cantidades de té verde y café que se beben.

 

La biología tras estas observaciones no se comprende completamente, explican los investigadores. El té verde contiene varios compuestos antioxidantes y antiinamatorios, incluidos fenoles y teanina, así como cafeína.

 

El café también contiene numerosos componentes bioactivos, incluidos los fenoles. Además de sus efectos potencialmente dañinos sobre el sistema circulatorio, se cree que la cafeína altera la producción y la sensibilidad a la insulina. "Este estudio de cohorte prospectivo demostró que un mayor consumo de té verde y café se asoció signicativamente con una reducción de la mortalidad por todas las causas: los efectos pueden ser aditivos", concluyen los investigadores.