Suzuki Jimny: un pequeño aventurero

La cuarta generación del Suzuki Jimny personifica completamente el espíritu de sus predecesores y su concepto de ser un 4x4 pequeño y ligero sin igual.

La primera generación del Jimny hizo su debut en 1970 y, desde su aparición, siempre ha sido un todoterreno mítico y muy apreciado por los amantes de este tipo de vehículos. Ahora, con la entrada en escena de esta nueva generación, el Jimny sigue siendo un 4x4 pequeño, ligero y con un comportamiento off-road sobresaliente.

 

Si comenzamos analizando su diseño, hay que felicitar a Suzuki por el fantástico trabajo realizado. Su sólida carrocería de formas cuadradas adelanta sus capacidades off-road y anuncia una gran robustez, además de contribuir a una mejor visualización del entorno haciendo de su conducción una labor sencilla. El pilar A más elevado y un capó plano mejoran la visibilidad delantera. Al mismo tiempo, al bajar la línea de cintura se aumenta la visibilidad lateral. La parrilla delantera es negra y de líneas sencillas en la que destacan los faros delanteros redondos. Las oscuras llantas metálicas de 15 pulgadas acentúan su potente exterior.

 

Otros elementos exteriores a destacar son los vierteaguas con los que se previenen las entradas de agua en la cabina al abrir o cerrar las puertas, las extensiones de los arcos de las ruedas y los estribos laterales que protegen la carrocería de chinazos, y los pilotos traseros incrustados en el parachoques para conseguir un diseño más sencillo al tiempo que permite tener un portón más grande y mayor ángulo de apertura del mismo.

 

El interior resulta sencillo y práctico. Cada detalle ha sido diseñado cuidadosamente para conseguir un habitáculo bonito, funcional y cargado de personalidad. Todos los plásticos utilizados son de color negro y no plantea decoraciones que nos distraigan a la hora de conducir. Las líneas horizontales definidas por el panel de instrumentos, y las líneas verticales del panel de los relojes y la consola central ayudan a intuir el ángulo del vehículo en terrenos difíciles y montañosos. Todo un acierto.

 

Todo está muy bien pensado en el nuevo Jimny. De este modo, el panel de instrumentos y todas las áreas circundantes tienen un acabado resistente a los arañazos y a las manchas. Botones y manillas son fácilmente manejables tanto en condiciones off-road como si se usan guantes para conducir. El set de relojes está siempre iluminado para que éstos sean siempre visibles, especialmente en off-road donde se pasa de zonas soleadas a umbrías. Para que el uso del sistema de audio sea intuitivo, el más alto de gama se ha equipado con una unidad de audio compatible con el Smartphone a través de Bluetooth que cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas. Nuestra unidad de pruebas, que estaba asociada al nivel de acabado más económico, no disponía de esta pantalla multifunción. No obstante, creemos que, con la radio con Bluetooth que equipa de serie, es más que suficiente.

 

El volumen del maletero se puede ampliar, plegando los asientos traseros, hasta los 377 litros, 53 litros más que su predecesor. El acabado interior y los asientos han sido cuidadosamente diseñados para conseguir un espacio completamente plano y aumentar la anchura del maletero. La parte trasera de los asientos y el suelo del maletero están forrados con un material plástico para que sea más fácil de limpiar (el de nuestra unidad de pruebas estaba tapizado en textil). Hay cinco anillas debajo de cada ventanilla trasera además de cuatro argollas para anclar el equipaje en el suelo y que el uso del espacio sea más flexible.

 

UN COMPORTAMIENTO OFF-ROAD SOBRESALIENTE

 

Cuando nos ponemos en movimiento, queda patente desde el inicio que estamos ante un todoterreno de verdad. El anterior motor de 1.3 litros se ha sustituido por uno de 1.5 litros en el nuevo Jimny. Ofrece una cifra de par más alta que su predecesor en toda la gama de revoluciones, apreciándose especialmente en bajas, lo que mejora su comportamiento en la conducción off-road. A pesar del incremento de cilindrada es un motor más compacto y ligero, ha reducido su peso en un 15%, lo que contribuye a mejorar la eficiencia de consumo de combustible. Sus 102 CV son más que suficientes para lo que se demanda en un vehículo de este tipo y masa, y el funcionamiento de la mecánica resulta alegre y muy satisfactorio en todo tipo de condiciones.

 

Para acompañar a este nuevo motor, se han optimizado las ratios de las marchas de la transmisión manual de cinco velocidades, lo cual ofrece una mayor eficiencia de consumo de combustible. La palanca de cambios ha sido rediseñada para reducir su vibración además de transmitir un tacto más sólido y directo al cambiar de marcha.

 

El Jimny incorpora los cuatro elementos esenciales para una conducción off-road: chasis de escalera, “tres ángulos”, suspensión rígida de 3 puntos con muelle helicoidal y tracción a las cuatro ruedas con reductora. Con este completo menú, encontramos un todoterreno que no encuentra limitaciones cuando se abandona el asfalto. Da igual lo que nos encontremos en el camino, el pequeño Jimny siempre sale victorioso de cualquier tipo de contratiempo.

 

Por último, en cuanto a equipamiento se refiere, el nuevo Jimny es un coche moderno y avanzado a todas luces. Por tanto, no faltan elementos como un sistema que detecta la proximidad de un vehículo o de un peatón para evitar atropellos, sistema de reconocimiento de señales, regulador de velocidad y aire acondicionado entre lo más destacable.

 

El nuevo Suzuki Jimny ya está disponible Suvisa, concesionario oficial de la firma japonesa en Valladolid que está ubicado en la Ctra. Adanero a Gijón Km, 194 47610 Zaratán.