SOS del Colegio de Enfermería de Ávila: "Necesitamos protección para seguir ayudando"

Enfermera con mascarilla. (Foto:Archivo).

En la provincia de Ávila, se han realizado 180 test con 74 enfermeros que han sido positivos, y 66 aislados en domicilio u hospitalizados

El Colegio Profesional de Enfermería de Ávila, a través de un escrito enviado a los medios de comunicación, ha denunciado que la pandemia que "llevamos padeciendo desde el mes de febrero cuando comenzaron los primeros casos, ha puesto de manifiesto la falta de previsión y la mala gestión de este Gobierno en cuanto a la gestión de los recursos humanos y materiales, permitiendo con ello que los profesionales sanitarios y el personal de los hospitales, a nivel nacional en general y en nuestra comunidad en particular, estén en riesgo".

 

"Esta falta de previsión ha permitido que en los hospitales, los trabajadores hayan tenido que echar mano del ingenio y de los medios de que disponían (bolsas de plástico) para proporcionarse equipos de protección rudimentarios. Ante esta escasez de recursos, la propia sociedad se ha lanzado al auxilio de los profesionales para evitar los contagios. No en vano cerca de 25.000 profesionales sanitarios están contagiados por coronavirus Covid-19 en España". Así lo ha aclarado María José Sierra, jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio. De esta forma, los sanitarios representan el 15,45 por ciento del total de positivos en España.

 

En Castilla y León se han realizado 1.871 test, de los que 683 enfermeros han dado positivo, y 544 son positivos y están en aislamiento domiciliario u hospitalizados. Traducido esto a la provincia de Ávila, se han realizado 180 test con 74 enfermeros que han sido positivos, y 66 aislados en domicilio u hospitalizados. El total de test realizados a todo el personal de nuestra provincia de Ávila asciende a 518, de los cuales 217 han dado positivo y 181 están en aislamiento domiciliario u hospitalizados, según cifras de la Consejería de Sanidad a fecha del sábado 11 de abril.  

 

Aproximadamente a primeros de febrero, al parecer el Gobierno ya había mantenido reuniones sobre esta pandemia. El día 2 marzo el Consejo General de Enfermería y el Consejo de Castilla León pusieron en conocimiento de todos los colegios provinciales la recomendación del Ministerio de Sanidad para que se suspendieran todas las actividades en las que de forma masiva asistieran profesionales sanitarios.

 

Durante este tiempo, los profesionales han venido denunciando la falta de equipos de protección individual, y los test de detección rápida; la respuesta siempre ha sido que estaban comprados que estaban a punto de llegar, que estaban en las fronteras etc., sin que en ningún momento llegaran los tan esperados equipos.

 

Y, añaden, "como ya hemos comentado con anterioridad, tuvo que ser la sociedad la que reaccionara antes que los propios Gobiernos, nacional y autonómicos, dejaran a las enfermeras que se expusieran con medios rudimentarios, ineficaces y escasos, dando lugar a esta cascada de afectados que por ende ha terminado afectando al número de profesionales necesarios. En un momento determinado, se quiso recuperar a los profesionales con test positivo, o con síntomas sin confirmar, para que se reincorporaran a los siete días de aislamiento, cuando siempre se ha mantenido que el periodo de cuarentena era de 14 días".

 

"Esto demuestra que en la gestión de esta pandemia, lo que se decía hoy, mañana podía ser lo contrario, como ha ocurrido ahora también con la utilización de las mascarillas", explican, tras indicar que "dejando como únicos medios la distancia social y la higiene de manos, medios que ya en 1854 utilizó Florence Nightingale (precursora de la enfermería moderna) para disminuir los contagios de enfermedades como tifus, fiebre tifoidea, cólera y disentería en los soldados ingleses en la guerra de Crimea.  

 

Tribunales de justicica

 

Por ello, han tenido que acudir a los tribunales de justicia para solucionar el problema de abastecimiento de equipos de protección individual, y demás medios de protección necesarios, como así lo hizo entre otros la CESME de Castilla y León ante el Juzgado nº 1 de lo Social de Ávila, resolviendo este Juzgado por medio de un Auto judicial de fecha 26 de marzo: “SE REQUIERE A LA CONSEJERÍA DE SANIDAD DE CASTILLA Y LEON – GERENCIA REGIONAL DE SALUD DE CASTILLA Y LEON, GERENCIA DE ASISTENCIA SANITARIA DE ÁVILA para que en el término de 24 horas provea de BATAS IMPERMEABLES, MASCARILLAS FPP2 y FPP3, KITS PCR DIAGNÓSTICO COVID-19 Y SUS CONSUMIBLES, KITS DE DIAGNÓSTICO RÁPIDO (DETECCIÓN DE ANTÍGENO), GAFAS Y PANTALLAS DE PROTECCIÓN, HISOPOS y CONTENEDORES GRANDES DE RESIDUOS en todos los Centros hospitalarios, Centros asistenciales de Atención Primaria, Servicios de Emergencias, Centros con pacientes institucionalizados así como todos los demás Centros asistenciales de Ávila ya sean públicos o privados y cualesquiera otras dependencias habilitadas para uso sanitario”.

 

 

Este Auto fue recurrido en reposición por el Letrado de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, alegando “incompetencia de la jurisdicción social”, “Falta de legitimación pasiva de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León y, subsidiariamente, falta de litisconsorcio pasivo necesario”, “falta de objeto” e “Improcedencia del procedimiento especial de derechos fundamentales”, términos jurídicos que no vamos a explicar ahora, pero que carecen de fundamento por lo que son desestimados por el Juzgado nº 1 de lo Social de Ávila, por Auto judicial de fecha 7 de abril, ratificando el auto donde acordaba las medidas solicitadas y por tanto la obligación de la Consejería de Sanidad y la Gerencia de Asistencia de Ávila a proporcionar en el término de 24 horas los medios de protección y los Kits de diagnóstico rápido, de la forma y a los centros descritos en el fallo del Auto recurrido.

 

Además, al parecer, la Dirección General de Profesionales de la Consejería de Sanidad, tiene la intención de contratar como enfermeras a médicos sin experiencia. Es decir, contratar como enfermeras a estudiantes de medicina que han finalizado este año y no han iniciado ni el MIR, para trabajar en UCI en funciones enfermeras. Otra vez más "agreden a esta profesión que está en primera línea de esta pandemia, parece ser que la propia administración no entiende que la medicina y la enfermería son dos profesiones con competencias completamente distintas. Y nos preguntamos ¿pondrían a una enfermera a sustituir a un médico, o a cualquier otro profesional sanitario?".

 

Ante esta situación, desde el Colegio Profesional de Enfermería de Ávila esperan que los equipos de protección individual y todo lo demás admitido por el Juez llegue a los profesionales lo antes posible para que "no aumenten los casos de contagio de los trabajadores de la sanidad, y podamos acabar con esta pandemia lo antes posible".

Noticias relacionadas