Škoda Octavia: alma de ganador

La marca checa renueva su berlina de éxito para situarse entre los mejores de la categoría. Ahora luce un nuevo frontal, ofrece importantes mejoras en su equipamiento y presenta una completa gama de motores. Ya está en los concesionarios desde 15.500 euros.


 

Škoda es una marca que se distingue por ofrecer productos de calidad a precios competitivos. El renovado Octavia es un buen ejemplo de ello. La berlina de Škoda se comercializa ahora con un nuevo estilo exterior que afecta a la parrilla, grupos ópticos y paragolpes. Las nuevas luces delanteras full-LED están disponibles desde el acabado Ambition.

 

Las dimensiones de las dos carrocerías crecen levemente, salvo la distancia entre ejes, que se mantiene inalterada. De este modo, el interior sigue manteniendo sus enormes cualidades en cuanto habitabilidad se refiere en todas sus plazas.

 

La capacidad del maletero de la berlina, que cuenta con un gran portón trasero, es de 590 litros -se puede transformar en 1.580 con los asientos abatidos-. En la versión familiar llega hasta los 610 litros, y puede ampliarse hasta los 1.740 si es preciso.

 

El interior ha ganado en calidad y funcionalidad. En todas las zonas del habitáculo se respira una gran sensación de bienestar, gracias a los buenos acabados y a los materiales utilizados. Además, las pantallas multifunción, de nueva factura, mejoran en claridad y lectura. Por otro lado, los controles del aire acondicionado también han sido rediseñados. Los marcos de las puertas están ahora disponibles con iluminación ambiente adicional como opción. A todo ello, se añaden las unidades de iluminación tipo LED del borde superior de los marcos que emiten una luz discreta y atmosférica que puede ser de hasta diez colores distintos.

 

UNA COMPLETA GAMA DE MOTORES

 

La oferta mecánica es muy completa. Está formada por tres opciones de gasolina (1.0 TSI de 115 CV, 1.4 TSI de 150 CV y 1.8 TSI de 180 CV), dos diésel (un 1.6 TDI de 110 CV y un 2.0 TDI de 150) y un GNC (1.4 TSI G-TEC de 110 CV). Esta última es una variante que puede funcionar con gas natural y gasolina.

 

Dependiendo de la versión elegida, hay cajas de cambio manuales de 5 o 6 marchas de serie o cambio automático DSG de 6 o 7 velocidades.

 

El TSI G-TEC 1.4 es una variante particularmente eficiente que puede funcionar con gas natural y gasolina y genera 110 CV. En modo GNC y con el cambio DSG de 7 marchas, el Octavia y el Octavia Combi generan unas emisiones de CO2 de 98 y 99 g/Km respectivamente. Funcionando únicamente con gasolina, este motor genera 150 CV.

 

La versión diésel de 150 CV está asociada de serie a un cambio manual de 6 marchas y está disponible con tracción delantera o total. El cambio DSG de 6 marchas es opcional para los modelos de tracción delantera y, por primera vez, para la tracción total se ofrece el DSG de 7 marchas.

 

Para el próximo mes de mayo llegarán versiones más potentes y las esperadas variantes deportivas RS.

 

Durante la toma de contacto, hemos tenido la oportunidad de probar prácticamente todas las motorizaciones. Todas resultan muy satisfactorias y, especialmente, la nueva opción que puede funcionar con gas natural. Esta versión es muy suave y refinada, además, ofrece unas prestaciones que consiguen que esta variante sea realmente equilibrada. Especial mención también merecen las versiones diésel, que son muy agradables de utilizar por su respuesta y agrado de uso.

 

La plataforma, que integra una suspensión delantera de tipo McPherson con triángulos inferiores y, en función de la versión de motor, un eje posterior multibrazo o de cuatro brazos, plantea ahora unas vías más anchas de 20 mm en el tren delantero y 30 mm en el trasero. Por otro lado, la dirección de cremallera y piñón utiliza un servo electromecánico que permite la interacción con numerosos sistemas de asistencia. Su tacto es muy suave y preciso.

 

NOVEDADES EN SU EQUIPAMIENTO

 

Para ganar en seguridad, se han incorporado cinco nuevos sistemas de asistencia a la conducción. El primero de ellos, el Front Assist, es opcional y trabaja utilizando sensores de radar que detecta obstáculos potenciales frente al vehículo y advierte al conductor con señales visuales y acústicas. A velocidades entre los 10 y los 60 Km/hora se activa la parada de emergencia si es necesario en caso en que se detecte el riesgo de colisión con un peatón para prevenir un accidente o reducir drásticamente las consecuencias del mismo. También son novedad el nuevo detector de ángulo muerto y el asistente de remolque.

 

Los sistemas de infoentretenimiento son de nueva generación y proporcionan funciones totalmente nuevas. Gracias al sistema Škoda Connect con nuevos servicios móviles on-line, los pasajeros tienen la opción de estar siempre conectados.

 

Por último, Škoda también ha añadido una serie de mejoras para conseguir un coche más práctico. Por ejemplo, hay un nuevo espacio para botellas cuya parte inferior está hecha de tal forma que permite abrir botellas de plástico con una sola mano. A ello se añaden el volante calefactado, dos puertos USB traseros, mesas plegables en los respaldos de los asientos delanteros y llave personalizable. El maletero de la versión Combi está equipado con una linterna portátil cuya batería se recarga durante la conducción.