Sin margen de error para no perder el tren

Jonathan Prado, entrenador del Real Ávila. (Foto: Edgar Palomo)

El Real Ávila afronta una semana de tres partidos, primero con la visita este sábado del Mirandes B, un rival teóricamente asequible para los encarnados

Real Ávila C.F.- Mirandés B

Estadio Municipal Adolfo Suárez.

Sábado 5 de octubre, 17:00 horas

 

Semana intensa la que le espera al Real Ávila de aquí a nueve días, con tres partidos de por medio, Mirandés B, La Virgen del Camino y C.D. La Granja, que el club espera sacar con solvencia si no quiere verse descolgado tan pronto de los cuatro primeros puestos de la clasificación que dan acceso al playoff de ascenso. La derrota del pasado fin de semana en el Ruta de la Plata ante el rival más fuerte de la categoría escoció por el número de goles encajados, y también por cortar la buenas sensaciones mostradas en cuanto a juego e intensidad en el encuentro disputado ante el Numancia B.

 

Una presión, la de querer estar arriba con los rivales directos, que de momento no le preocupa al míster encarnado, Jonathan Prado, que quiere que los suyos se centren primero en el partido de mañana ante el Mirandés B en una semana de nueve puntos en juego, para alejar los fantasmas de la dura derrota en casa del líder.

 

Una derrota que como reconoce, “tampoco ha afectado tanto a nivel deportivo porque cuando vas a su estadio puede ocurrir”.” Nos fastidia por el número de goles en contra pero hay que mirar al partido del Mirandés B que es lo que toca”, asegura. El palentino confía en la actitud y en el juego desplegado por su equipo en los tres partidos que llevan disputados en casa donde destaca la capacidad de sus pupilos para dejar a los rivales prácticamente sin ocasiones en contra. Una baza que quiere explotar ante el Mirandés mañana, que aún no sabe lo que es ganar en lo que va de temporada.

 

No se fía del rival Jonathan Prado, que  espera “un equipo al que le gusta ser protagonista con el balón, con un juego desplegado y que juega a campo abierto”. Por lo que espera que su equipo aproveche las oportunidades que deje su rival sin balón “para hacerle correr, porque la gente de arriba muchas veces desconecta, y  en las transiciones podemos hacerles daño”.

 

Un Real Ávila sin margen de error, con 7 puntos de desventaja respecto al cuarto clasificado, la Gimnástica Segoviana, y con la intención de encadenar una racha de victorias consecutivas que le hagan engancharse a los puestos de privilegio en su pelea  constante por ascender. Para ello la receta es obtener la versión que tuvimos contra el Numancia B también en los partidos de fuera de casa. “Un equipo dominador de duelos, que sea agresivo arriba, que pueda recuperar y poder correr y que con balón someta al rival con ritmo”. Pero como dice el tópico primero ‘partido a partido’, y el próximo rival es el Mirandés B.

 

El conjunto encarnado no podrá contar para el choque de este sábado con Rafa Álvarez ni con Garretas, dos jugadores que entran en la recta final de sus lesiones, ni con Rubén Ramiro, baja de larga duración. Aunque Prado recupera ante los burgaleses a Peli, Diego Ortiz y Sergio Mayorga.