Ser madre: ¿cómo son los 100 días anteriores y posteriores al parto?

Está la opinión de tu madre, de tu abuela, de tu suegra, de la vecina, de la bisabuela, de tu amiga que acaba de ser madre. ¿Qué hacer realmente?

Cuando se es madre, y especialmente por primera vez, suelen llover bastantes opiniones (muchas contradictorias entre sí) sobre lo que hay o no que hacer con la llegada del bebé. Hasta dentro del propio hospital y entre los distintos profesionales sanitarios que te atienden. Está la opinión de tu madre, de tu abuela, de tu suegra, de la vecina, de la bisabuela, de tu amiga que acaba de ser madre.

 

También está Internet ante el desconocimiento de qué puedo comer o no estando embarazada o desde por qué el niño llora o cómo cambiarle el pañal. Son muchas las ideas distintas sobre un mismo tema que llegan a desconcertar a esa pareja primeriza, especialmente a la madre, y que, generalmente, en lugar de ayudar entorpecen y ofuscan a los padres ante la llegada del nuevo retoño.

 

LOS 100 DÍAS DE ANTES DE LA MATERNIDAD

 

Así, y entrando en materia, el ginecólogo Carlos Salvador resalta en el libro la importancia del descanso en la madre durante el embarazo. "En los 100 días antes del parto la frontera está marcada por la viabilidad del feto. La embarazada toma conciencia de que se acerca el momento de dar a luz. Emergen las dudas acumuladas durante la gestación y aparece la ansiedad de saber cómo irá todo. No va a descansar como estaba acostumbrada. Además, a partir del sexto mes de embarazo el aumento del volumen abdominal resulta muy incómodo. (...) El descanso nocturno llega a ser un problema en los últimos meses de gestación", explica.

 

En concreto, el libro recoge desde la evolución del feto semana a semana, hasta cuáles son los cambios físicos de la madre en el embarazo y consejos para sobrellevarlos, cuáles son los cambios emocionales que experimenta, cómo es el sueño en el tercer periodo del embarazo, el papel de la pareja en todo el proceso, la dieta y la medicación durante esta etapa, restricciones a tener en cuenta por ejemplo en los viajes, motivos de alerta, clases de preparación al parto, el parto, cómo elegir al pediatra, cómo tener todo listo ante la llegada del bebé, o cómo saber si ha llegado el momento de dar a luz y el parto.

 

Para esta etapa, los expertos recomiendan practicar natación, hacer estiramientos, llevar zapatos cómodos, caminar durante diez minutos por cada hora que se esté sentada o de pie, aplicar crema hidratante o algún aceite vegetal sin aroma tantas veces como se quiera, seguir una dieta rica en fibra, evitar alimentos refinados, al dormir mantener los pies ligeramente elevados, alimentos ricos en vitamina C, evitar comidas demasiado copiosas, restringir alimentos ácidos como el tomate, los estofados, fritos o bebidas con gas, restringir el consumo de sal, por ejemplo.

 

Ante los cambios de humor repentinos y sin motivo, la hipersensibilidad, la irritabilidad, la falta de concentración o somnolencia, la ansiedad o el nerviosismo, el temor a la llegada del parto ven conveniente verbalizar esas angustias y temores con la pareja, familiares y amigos, además de con el ginecólogo.

 

A su vez, advierten de que no hay que caer en la tentación de tomar remedios a base de hierbas, por muy naturales que sean, sin haberlo consultado antes con el médico, ya que también se consideran fármacos. Entre otros medicamentos, especifican que no están permitidos durante la gestación: el omeprazol, sedantes, litio, risperidona, ibuprofeno, o anticoagulantes.

 

LOS 100 DÍAS DESPUÉS DE SER MAMÁ

 

El nacimiento del bebé es el que marca la segunda parte del libro. En este sentido, Salvador sostiene que en los 100 días posteriores al parto los factores que interfieren con mayor incidencia en el descanso nocturno de la madre son la lactancia y su recuperación.

 

Aquí, Estivill ensalza el papel de la mujer y la califica de "heroína" al tener que recuperarse tras el parto, hacerse en su nuevo papel de madre, cuidar del bebé, de ella misma ante una posible depresión posparto y , muchas veces sin ayuda para llevar la casa. Por ello, reivindica la necesidad de que la pareja o algún familiar le eche una mano en la casa, para poder disponer de tiempo para el bebé y para ella.

 

Además, tacha de "mentira" todas las imágenes de mujeres famosas que están estupendas días después de dar a luz. "El Photoshop hace milagros. Son mentira", recalca. Asimismo, subraya todo el cambio hormonal que sufre la mujer durante esta etapa. "No es igual que estando embarazada, ni tampoco mientras amamanta. Hay cambios metabólicos y hormonales que la condicionan", recalca.

 

En el libro se le da bastante importancia a la depresión posparto que puede sufrir la mujer. "La crisis del llanto injustificado, el ánimo bajo y cierta ansiedad son perfectamente normales en los siguientes 15 días, es lo que se llama 'melancolía de la maternidad'. No hay que angustiarse por eso, son emociones propias de esta etapa", señalan en el libro. Aquí aconsejan restringir las visitas, dar apoyo emocional a la madre, animar a que se desahogue, ayudarla con la casa, o que la madre duerma cuando el bebé lo haga.

 

Sobre el llanto que tanto desespera a los padres, el libro destaca que "entre el 80 y el 90% de los bebés dedican de 20 minutos a una hora diarios a llorar". Este es el único recurso a su alcance para atraer la atención de sus padres y dar un mensaje de lo que necesita: desde un cambio de pañal, hasta sencillamente liberar tensiones. "Al principio es normal angustiarse, ya que tardaréis un tiempo en entender su forma de comunicarse", sostienen los expertos.