Segunda victoria consecutiva para los chicos de la Casa Social Católica de voleibol

El equipo de la Segunda División masculina ha encadenado su segunda victoria consecutiva contra el Navarvoley de Pamplona por 3-1, tras su regreso a la competición después de casi una década.

Tras casi diez años de inactividad, el voleibol masculino ha regresado a Ávila de la mano de la Casa Social Católica, que afronta la Segunda División con buena parte de los jugadores que formaron aquel equipo más un grupo de jugadores experimentados y noveles con gran potencial que conforman un equipo de futuro a las órdenes del candeledano Juan Plaza.

 

El CSC comenzó irregular con diversas dudas en el juego en recepción, debido al excelente saque desarrollado por los receptores navarros. Sin embargo, el equipo abulense supo rehacerse para, de la mano de táctica y estrategia y mucho pundonor en defensa, darle la vuelta al set y llevárselo al bolsillo por 25-22.

 

El segundo set parecía más claro a favor de Ávila, pero el equipo navarro apretó los dientes y comenzó a atacar más y mejor, con lo que no permitió una victoria clara. La defensa abulense había mejorado el juego, por lo que se vieron diversos balones muy luchados en un set que cayó del lado abulense por 25-23.

 

El tercer set pudo haber dado el primer partido en blanco a los de la Casa, pero una serie sucesiva de buenos saques pamploneses desarboló la recepción abulense y se dejaron escapar una buena ventaja que les había dejado la victoria en bandeja, pero que desaprovecharoncayendo por 22-25.

 

La cuarta manga se la llevaron los de Ávila porque recuperaron el buen tono del final del primer y segundo sets. Los balones dirigidos a determinados puntos contrarios surtieron efecto y el cansancio emergió en los atacantes rojillos, que bajaron algo los brazos y el CSC lo aprovechó para, no sin algo de polémica arbitral en la última jugada, llevarse el set por 25-22 y una buena victoria que lo aúpa en la clasificación.

 

Juan Plaza comentó al final del encuentro que su equipo "se encuentra en proceso de adaptación al ritmo frenético de la competición" -con dos equipos vascos, este navarro y uno riojano incluidos- por lo que hay que "hilar fino y hacer sacrificios para ajustar desplazamientos largos". También, que "el equipo ha mejorado en defensa en segunda línea y alcanza en algunos momentos mucho nivel de juego" y muestra su confianza en que el equipo sea capaz de fijar y prolongar esos momentos de calidad conforme avancen las sesiones de entrenamiento.

 

El próximo partido será el día 2 de diciembre a las 16:30 horas ante el BT Galdakao de Galdácano (Vizcaya).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: