Seda con 80 pastillas a su hija de 10 años y después la ahoga en una bañera
Cyl dots mini

Seda con 80 pastillas a su hija de 10 años y después la ahoga en una bañera

La madre, que ha sido condenada a 20 años de prisión, ha confesado asesinarla al sufrir depresión y dudar de su "capacidad como madre y de afrontar sola la vida con su hija". 

La Audiencia de Girona ha condenado a una mujer a 20 años de prisión por matar a su hija de 10 años ahogándola en la bañera después de sedarla con 80 pastillas de ansiolíticos.

 

La sentencia considera probado después del juicio con jurado que la mujer planeó matar a la niña y, tras dejarla inconsciente, la presionó bajo el agua hasta que murió asxiada. El tribunal también le impone indemnizar con 150.000 euros por daños morales al denunciante de la acusación particular, además de 10 años de libertad vigilada cuando termine su condena de cárcel.

 

La magistrada presidenta ha tomado en cuenta como eximente parcial que la mujer estaba diagnosticada de un trastorno bipolar, por el que sufría depresión desde hacía años y "tenía muy disminuida su capacidad para obrar de una forma distinta a la que lo hizo, a causa de la errónea percepción sobre su capacidad como madre y de afrontar sola la vida con su hija".

 

Así, concluye que aunque la mujer era consciente de matar a su hija, esto no signica "que no tuviera afectada o alterada su capacidad de decisión, pues su libertad de actuación estaba condicionada por las ideas sobrevaloradas de ruina, desesperanza e inutilidad y padecimiento de su hija".

 

La jueza también recoge como atenuante la confesión que la acusada hizo en el juicio y ante la policía, ya que ella misma llamó a emergencias después del crimen y explicó lo ocurrido. Al tratarse de su hija, la sentencia también toma en cuenta el agravante de parentesco, y la jueza ha reunido todas estas circunstancias al jar la condena.