SATSE Ávila denuncia la saturación de Urgencias del Complejo Asistencial por el cierre de camas

El problema, para este sindicato en Ávila, es que "los responsables sanitarios, que ya llevan muchos años gestionando el hospital, conocen esa realidad y no toman medidas".

El Sindicato de Enfermería SATSE de Ávila, ha denunciado la "preocupante" situación que atraviesa el Complejo Asistencial de Ávila en el que, según aseguran, "la obstinación de los responsables del centro en el cierre de camas, el recorte en gastos de personal, la deficiente gestión y la falta de previsión han vuelto a saturar el Servicio de Urgencias del Complejo, con las graves consecuencias que ello conlleva para los pacientes que acuden a este servicio".

 

Desde SATSE señalan que "hace apenas cinco días que se cerró una planta del Complejo con 32 camas y ya no hay camas disponibles para hospitalizar a todos los enfermos que ingresan por urgencias, de forma que el Servicio de Urgencias vuelve a estar colapsado y los pacientes esperan horas e, incluso días, en condiciones poco adecuadas hasta que haya camas disponibles".

 

Indican que el Servicio de Urgencias tiene una capacidad limitada que, cuando se ve superada, obliga a ubicar a los pacientes en dependencias o espacios que no reúnen las condiciones estructurales y de medios técnicos necesarias para que los profesionales puedan desarrollar su trabajo garantizando su propia seguridad y la del paciente, ni para que los pacientes puedan recibir la atención sanitaria en las mínimas condiciones exigibles de calidad y respeto a su intimidad. "En ocasiones estas condiciones llegan a ser indignas para las personas ingresadas", aseguran.

 

Por otra parte, afirman que la dotación de personal de enfermería "es claramente insuficiente para solventar esta situación, ya que en algunos turnos se ha reforzado el Servicio de Urgencias con una sola enfermera, que es la dotación mínima que se puede tener y que los responsables de la gestión saben que no será suficiente para cubrir la demanda de cuidados de los pacientes".

 

El Sindicato de Enfermería advierte de que todo esto lleva al personal de enfermería a trabajar en una situación de estrés que "puede incrementar sus riesgos laborales y la posibilidad de cometer errores en la asistencia que se presta a los pacientes. Tampoco podemos olvidar los problemas éticos que conlleva para las enfermeras tener que prestar cuidados a los pacientes en las situaciones citadas".

 

Desde SATSE denuncian que "año tras año, en determinados momentos, la demanda se incrementa en el Servicio de Urgencias, y si el número de camas disponible no es suficiente por el cierre de plantas, los pacientes pasan por la penosa situación descrita". El problema, para SATSE Ávila, es que "los responsables sanitarios, que ya llevan muchos años gestionando el hospital, conocen esa realidad y no toman medidas".

 

Este sindicato se reunió con la gerente de Asistencia Sanitaria hace un mes y medio para tratar de buscar soluciones a este tema, que también fue denunciado por los propios trabajadores del servicio, "y se nos dieron buenas palabras, pero los hechos no llegan. Y la realidad es que los pacientes y los trabajadores del Servicio de Urgencias están sufriendo las consecuencias de la falta de previsión de los gestores, de la deficiente planificación, de la mala gestión y la escasez de recursos materiales y humanos".