Cyl dots mini

Salamanca Abierta: diez experiencias que siempre recordarás de una visita a la ciudad

Los lugares, planes y recorridos más especiales que no pueden faltar en tu visita a Salamanca.

Cueva de Salamanca

Lugares especiales y experiencias que parecen sencillas, pero que son auténtica Salamanca en pequeños sorbos. Los sitios y momentos que siempre recordarás de una visita a la ciudad.

 

Ieronimus. La visita permite conocer las entrañas de las dos catedrales y asomarse a sus estancias más íntimas como si fuera nuestra propia casa. Y disfrutar de Salamanca desde lo más alto. Visita imprescindible, ahora más todavía con la apertura de la sala del reloj y las campanas.

 

Un paseo por las Torres de la Clerecía. Junto con las de la Catedral, son las otras torres visitables de la ciudad. Forman parte de la más selecta colección de torres de Europa y del mundo.

 

La Casa Lis. El museo más visitado de la ciudad encierra color, luz, cristales, joyas, muñecas, criselefantinas... Un palacete muy especial que guarda en su interior la esencia del Art Déco Art Nouveau. Imprescindible su programación cultural.

 

Cueva de Salamanca. La Salamanca esotérica y teatral tiene aquí su máximo exponente. La Cueva de Salamanca es la cripta de la antigua Iglesia de San Cebrián, que fue derribada en el siglo XVI y que actualmente ya no existe. Según la leyenda, el mismo diablo daba clases de nigromancia en este espacio a siete alumnos durante siete años. 

 

Cielo de Salamanca. Un universo en el patio de Escuelas Menores. El Cielo de Salamanca, obra de finales del siglo XV del pintor hispano-flamenco más importante del occidente de España, Fernando Gallego, es una pintura que representa un cielo estrellado, los planetas y todas las constelaciones del Zodíaco junto a figuras mitológicas, que cubría la bóveda de la primera biblioteca de la Universidad de Salamanca construida a partir del año 1473 en las Escuelas Mayores

 

Huerto de Calixto y Melibea. La Salamanca literaria en un espacio delicioso. Se halla en el lugar en que se cree que Fernando de Rojas ubicó el lugar de encuentro de los protagonistas y escenario del trágico desenlace de la célebre novela La Celestina.

 

Café Novelty. El Novelty, en la Plaza Mayor, es el rincón que eligió Gonzalo Torrente Ballester para seguir hallando “gozos y sombras, fugas y sagas”, y allí sigue, inmortalizado en su conocida estatua, que ocupa su lugar favorito en uno de los cafés más emblemáticos de la ciudad.

 

Un helado en la Plaza Mayor. Si hay algo que mejore la experiencia de las terrazas de la Plaza Mayor salmantina, ese es el momento de comerse un helado: es posible casi en cualquier momento y a cualquier hora, en muchos de sus bares y cafeterías. Y pensar que hace apenas dos siglos, la nieve la traían en carros desde la sierra al Pozo de la Nieve, recientemente abierto y que también podemos visitar.

 

De 'tiendas' en los restos del convento de San Antonio El Real. Cuando comercio y patrimonio se unen, dan como resultado una de las tiendas más espectaculares de España. Se trata del establecimiento más emblemático de una conocida marca en pleno centro, en la Plaza del Liceo, que se levantó sobre los restos de un convento en un afortunado trabajo de rehabilitación y respeto al edificio.

 

Embutidos y jamones. Salamanca es la capital del Ibérico, y eso se nota. Imprescindible una visita a sus tiendas especializadas, en el Mercado Central de Abastos o en la Rúa Mayor, en cualquier barra de bar, en las mesas de sus restaurantes...

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: