¿Sabías qué el arte puede ser un aliado del buen envejecimiento?
Cyl dots mini

¿Sabías qué el arte puede ser un aliado del buen envejecimiento?

Manos anciano (Foto: E. P.)

Las ventajas de realizar actividades creativas son visibles a cualquier edad, pero en el caso de las personas mayores los beneficios son incluso mayores.

En las sociedades occidentales, el envejecer puede ser percibido como un estigma y no como una oportunidad. De algún modo, pareciera que cuando se alcanza una determinada edad ya no es posible llevar a cabo ciertas actividades, y la única opción viable es la de sentarse y mirar el televisor cada día.

 

Sin embargo, gracias a estudios psicológicos que así lo han constatado, esta creencia está empezando a erradicarse. En este sentido, las ventajas de realizar actividades creativas son visibles a cualquier edad, pero en el caso de las personas mayores los beneficios son incluso mayores.

 

Además de los estudios psicológicos que avalan esta opinión, numerosos profesionales que trabajan con personas de cierta edad recurren al arteterapia, danzaterapia o musicoterapia por los numerosos efectos positivos que produce en el organismo.

 

Arteterapia: beneficios para las personas mayores

Comúnmente se conoce como arteterapia a la práctica psicológica que consiste en la plasmación del arte para superar ciertas dificultades psicológicas y físicas. Aunque en el siglo XX no era corriente que los psicólogos tuvieran en cuenta la práctica artística como un mecanismo para superar situaciones complicadas, en la actualidad cada vez es más común recurrir a esta para conseguir la mejora psicológica de los pacientes.

 

Aunque la creación artística es recomendable para cualquier edad y momento, en el caso de las personas mayores sus beneficios son incluso mayores que en el resto. Por esta razón, en las residencias los trabajadores sociales cada vez utilizan con mayor asiduidad con talleres de arte para realizar actividades diarias. Así ocurre, por ejemplo, con la residencia de ancianos de Salamanca en la que se imparten talleres diario y se potencian las dotes artísticas de los residentes, sean de la índole que sean (pintura, carpintería, costura, manualidades...).

 

Movimiento y articulaciones

Uno de los principales beneficios de realizar talleres de arte con personas mayores tiene que ver con la movilidad. En ocasiones, trabajar con personas con dificultades psicomotoras puede ser complicado. Como consecuencia, estos talleres pretenden llamar la atención y conseguir de un modo divertido que las personas mayores muevan sus articulaciones, trabajen su motricidad fina y se diviertan.

 

Aunque depende de cada caso, lo normal es que los talleres de arte alternen materiales y técnicas empleados. Esto hace que se roten tácticas como la pintura con acuarelas, los talleres con arcilla, rotuladores y lapiceros... De este modo cada día es diferente y las personas mayores se muestran más participativas.

 

Impacto directo sobre la memoria

Fomentar las capacidades artísticas presenta numerosos beneficios en el cerebro, pero el más destacado está relacionado con la concentración. Mantener unos niveles de concentración altos tendrá consecuencias directas sobre la memoria, la capacidad para asimilar la información o la agilidad mental, entre otras.

 

En las personas de edad, el esfuerzo mental diario es imprescindible para mantener una buena salud psicológica, ya que la memoria es una de las principales aptitudes que se pierde con los años.

 

Efectos positivos sobre el estado emocional

El arte supone la exteriorización de un estado emocional. Por ello, es corriente la utilización de prácticas creativas como medio para superar ciertos conflictos internos que no permiten avanzar al individuo. En el caso de las personas mayores, el arte puede abrir la puerta a aquellas emociones reprimidas o difíciles de verbalizar, lo cual lleva, a largo plazo, a la estabilidad emocional.

 

Conseguir la estabilidad emocional es el objetivo principal de cualquier psicólogo. Los beneficios de la paz interna son muy numerosos y, en el caso de las personas mayores, tiene un impacto directo en el cuerpo humano. Por ejemplo, la tensión o la capacidad de relajarse y descansar son solo algunos de sus efectos inmediatos.

 

Objetivos a corto plazo

Realizar tareas diarias con las personas mayores posibilita que estas alcancen objetivos a corto plazo. Aunque esta parte pueda no parecer importante, lo cierto es que el alcance de ciertas metas supone la mejora de la autoestima y de la imagen personal que se tiene sobre sí mismo.

 

Además, muchas personas mayores utilizan los talleres para hacer regalos a sus seres queridos. De este modo se sienten útiles y necesarios para ellos, disminuyendo los niveles de negatividad y depresión.

 

Reduce la ansiedad

Si de depresión y ansiedad hablamos, multitud de estudios psicológicos han demostrado que las actividades creativas (pintura, escritura, música, danza...) reducen la ansiedad y la depresión. Al conseguir dejar de lado, aunque sea parcialmente, los problemas personales, la capacidad para estar presente en el momento y lugar abren la puerta a pensamientos optimistas con respecto al futuro.

 

Mejora las relaciones personales

Dado que la memoria, la autoestima o la agilidad mental aumentan, las personas mayores que practican arteterapia afianzan los lazos con sus seres queridos. El pensamiento disfuncional que da lugar a ideas negativas se corrige poco a poco. Por ende, la creatividad y positividad aumentan de manera paulatina. Todo ello conduce a que el futuro se vislumbre con una perspectiva diferente y, en general, más abierta y positiva.

 

Entretenimiento y diversión

Pero, además de todos los beneficios que afectan a las capacidades físicas y psicológicas, realizar talleres artísticos con las personas mayores supone una diversión y entretenimiento para ellos: su imaginación y creatividad se fomenta al tiempo que se deleitan con el arte.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: