Ryan Lochte tras el escándalo de Río: "Pensé en meterme en la cama y no despertar jamás"

Lochte

La suspensión del medallista olímpico Ryan Lochte después del escándalo que protagonizó junto a otros compañeros del equipo de Natación durante los Juegos de Río no solo estuvo a punto de acabar con su carrera, también con su vida.

Según desvela a la web ESPN, el deportista tuvo pensamientos suicidas tras inventarse que había sido víctima de un robo a mano armada en una gasolinera de la capital brasileña la noche que celebró su victoria en la piscina.

 

"Después de Río yo era probablemente la persona más odiada del mundo", declaró el neoyorquino. "Hubo un par de momentos en los que, entre lágrimas, pensé meterme en la cama y no despertar jamás", añadió. Llegados a este punto, el medio le pregunta si consideró el suicidio, a lo que la estrella asintió con la cabeza.

 

"Puedes estar en lo más alto y al segundo siguiente en lo más bajo. Me encanta participar en los Juegos Olímpicos, pero soy todo lo contrario de lo que cabría esperar. Así ha sido toda mi vida", señaló el atleta. Sin embargo, su próxima paternidad le ha convertido en un hombre nuevo y asegura haber encontrado una nueva vía de inspiración para retomar la ilusión del deporte que tanto ama. "Este fuego se ha encendido y es más fuerte que nunca, estoy tan emocionado porque sé lo que va a pasar en Tokio", subrayó el deportista vaticinando que su presencia en las próximas Olimpiadas dejarán huella.

 

Lochte espera un hijo junto a la modelo de Playboy, Kayla Rae Red. La pareja se prepara para la llegada de su primer retoño el próximo mes de julio y ya tienen decorada su habitación de azul y gris. "Queremos que hable un segundo idioma. Probablemente español", afirmó el estadounidense haciendo un guiño a su madre cubana, Ileana.