Rocío Carrasco cuenta la infidelidad de Antonio David estando embarazada: "Le vi comiéndole la boca"
Cyl dots mini

Rocío Carrasco cuenta la infidelidad de Antonio David estando embarazada: "Le vi comiéndole la boca"

Rocío Carrasco

Embarazada de su segundo hijo, Rocío Carrasco recuerda cómo se enteró de que el padre de sus hijos le estaba engañando con una chica llamada Sosoles, una infidelidad que todos conocían en Chipiona menos ella.

Después del gran revuelo formado tras la emisión del primer capítulo de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', Telecinco emite el segundo capítulo bajo el titulo 'Se nos rompió el amor' en el que Rocío explica cómo fue el momento en el que se enteró de que estaba embarazada por primera vez, cómo fue su boda y el momento en el que se dio cuenta de que su matrimonio ha acabado.

 

ROCÍO CARRASCO RECUERDA SU PRIMER EMBARAZO

A pesar de las circunstancias en las que Antonio David y ella vivían en Barcelona, Rocío reconoce que el momento en el que se enteró de su embarazo, fue el momento más feliz de su vida. "Creo que fue unos días más felices de mi vida, con 18 años, iba a cumplir uno de mis sueños, iba a tener un hijo. Para mí era lo más importante y lo más grande que me podía para", reconoce.

 

Recordando con dolor estos momentos, la hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco asegura que fue una de sus amigas, Cristina Cárdenas, la que vendió la información del embarazo a una revista tan solo unos días después de haberle confesado su estado.

 

Sobre el complicado momento de contarle a sus padres y a sus suegros que estaba embarazada, Rocío asegura que lo tuvo que hacer sola porque Antonio David se negó a enfrentarse a esa situación por miedo a su padre y su hermano mayor.

 

Mientras que las palabras de Rocío Jurado fueron "a su casa viene", la reacción de Pedro Carrasco fue muy diferente: "Cuando llegué me dio dos besos muy secos, el pobre... me senté en el sofá y le dije 'papa estoy embarazada'. De lo que le entró por el cuerpo me dio un bofetón que la cabeza me dio vueltas, me dijo te lo dije, te ha arruinado la vida".

 

LA POLÉMICA BODA Y POSTERIOR LUNA DE MIEL

Aunque Rocío deja claro durante el documental que nadie la obligó a casarse, ella tenía claro que era el próximo paso tras el embarazo. Reconociendo que todo estuvo muy bien orquestado por todas las personas que le rodeaban pero con poca participación de su parte, la hija de Rocío Jurado asegura que ella misma diseñó el vestido de novia que luego fue tan criticado.

 

"No tengo fotos ni alizanda, la tiré por el váter y tiré de la cadena, yo no quiero tener nada que ver con este ser" sentencia haciendo gala de todo el dolor que lleva arrastrando durante años.

 

Con un destino paradisíaco para la luna de miel como las Islas Mauricio, que también formaba parte de la gran exclusiva de la boda, Rocío confiesa que fue su tío Amador Mohedano el que vende la información del destino del viaje a otro fotógrafo que acabó filtrando las fotografías y estropeando la exclusiva. Desde ese momento Rocío deja claro que Amador Mohedano seguirá siendo su tío pero no formará parte de su vida.

 

"La boda valió más de 30 millones de pesetas que se pagan con la exlcusiva en la que también entra la luna de miel y más cosas. La persona que estaba haciendo de intermediario con la revista tenía un beneficio, esa persona era Amador" explica.

 

LA LLEGADA DE ROCÍO FLORES A SU VIDA Y LA INFIDELIDAD DE ANTONIO DAVID FLORES

Reviviendo cada uno de los primeros momentos de la llegada de su hija Rocío Flores a su vida y sin poder contener las lágrimas de dolor al ver las imágenes de su hija, sentencia: "Era una sensación de felicidad absoluta, estaba completa y pletórica, siempre me he considerado una buena madre. Pasó a ser lo más importante de mi vida, era una niña que moría por su madre. Yo era la mujer más feliz del mundo, cuando ella era pequeña, era muy feliz".

 

Embarazada de su segundo hijo, Rocío Carrasco recuerda cómo se enteró de que el padre de sus hijos le estaba engañando con una chica llamada Sosoles, una infidelidad que todos conocían en Chipiona menos ella.

 

"Un día se fue a por una copa, vi que tardaba mucho y fui a buscarlo. La curiosidad mató al gato, vi que se comía la boca con esa tía detrás de la barra, él me ve y yo salgo corriendo del bar. Empiezo a llorar y me empieza doler mucho la barriga, empiezo a tener pinchazos y solo decía 'vamonos, por favor, vamonos'. Él viene y me dice que estoy loca, que el embarazo me está afectando. Cuando me dice eso yo empiezo a tener un ataque de pánico, eso no me entra poque mi marido me esté poniendo los cuernos, me entra el ataque de cuernos como madre" recuerda asegurando que ese fue el momento en el que decidió que su matrimonio se había acabado.