Roberto Aparicio denuncia la "desventaja" de los pueblos de Ávila para declarar fiestas de interés turístico regional

Roberto Aparicio, alcalde de La Adrada.

El alcalde de La Adrada critica el rechazo del PP y de Ciudadanos en las Cortes Autonómicas a la propuesta del Grupo Socialista en la que se pide a la Junta de Castilla y León modificar el criterio de antigüedad para la declaración de las fiestas de Interés Turístico Regional

El alcalde de La Adrada, Roberto Aparicio, en su condición de diputado provincial, ha elevado a las distintas comisiones informativas la petición del apoyo de todos los partidos para revisar el criterio de antigüedad exigido para dicha declaración, igualándose a Castilla la Mancha. Conforme a la normativa de la Consejería de Cultura y Turismo que regula este tipo de reconocimientos, ahora se exige una antigüedad mínima de 20 años, convirtiendo a Castilla y León en la Comunidad Autónoma, solo detrás de Andalucía, que más tiempo exige para declarar una fiesta de Interés Turístico Regional.

 

Roberto Aparicio entiende que la Junta de Castilla y León tiene que replantearse los requisitos actuales y establecer una cantidad de años similar a la que tienen en el resto de Comunidades Autónomas, entre 10 y 15 años, para evitar situaciones que perjudican a unas fiestas con respecto a otras de provincias limítrofes. Según el alcalde, se producen casos en los que, mientras en una Comunidad Autónoma un acontecimiento es de Interés Turístico Regional, un evento parecido en una provincia limítrofe, y con la misma antigüedad, no lo es, por incumplir el requisito de la temporalidad.

 

En este sentido ha puesto como ejemplo que el Mercado Medieval de La Adrada no puede ser declarada de interés turístico regional porque no cumple 20 años de antigüedad y las Jornadas Medievales de Oropesa, en Toledo, sí han sido distinguidas como Fiesta de Interés Turístico Regional al exigirse en Castilla La Mancha 15 años de antigüedad, lo que reporta una afluencia de miles de turistas que el Mercado Medieval de La Adrada también podría obtener de conseguir un reconocimiento similar.

 

Además se ha de tener en cuenta que una fiesta, para ser declarada de interés turístico nacional, debe tener una antigüedad de cinco años como fiesta de interés turístico regional. Es decir, una fiesta en Castilla la Mancha con 20 años de antigüedad puede tener carácter nacional mientras que en nuestra provincia aun no es regional. Roberto Aparicio califica de irresponsabilidad la falta de apoyo a esta iniciativa que parte desde un pueblo abulense como La Adrada, en un asunto que, aparte del interés para nuestros pueblos, no tiene coste económico para la administración.

 

Se produce una situación clara desventaja, en opinión de Roberto Aparicio, que insta a PP y a Ciudadanos a que replanteen su posición y revisen el criterio de antigüedad que se exige, teniendo en cuenta que el turismo es uno de los pilares de la política demográfica de la Comunidad, fundamental para la creación de empleo y, por tanto, para combatir la despoblación en el entorno rural.