Roban más de 70 aspersores en un campo de patatas de La Moraña

El hurto ha supuesto unas pérdidas económicas de más de 2.000 euros, sin contar con la imposibilidad de regar en plena campaña de riego

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha denunciado el robo esta madrugada de 78 aspersores en un campo de patatas del término municipal de Donjimeno, que ha supuesto unas pérdidas económicas para el agricultor de más de 2.000 euros, sin contar con la imposibilidad de regar en plena campaña de riesgo hasta que reponga los artículos robados. 

 

Para evitar la evidente desprotección que sufre el medio rural, ASAJA ha reclamado al Subdelegado del Gobierno en Ávila que ejerza verdaderamente sus funciones y traslade a quien corresponda la necesidad de contar con más medios humanos y materiales para evitar este tipo de actos delictivos que sitúan en un estado de inseguridad a los habitantes del medio rural. En resumen, más trabajo y menos folclore para buscar soluciones y garantizar de veras la seguridad del ciudadano. 

 

Además, la organización profesional agraria ha reiterado la necesidad de que haya más patrullas de vigilancia nocturna así como que se intensifique el patrullaje en las zonas más conflictivas y cuenten con unidades de investigación. Según el agricultor afectado, vecino de Cabezas de Alambre, que ya ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil de Fontiveros, el hurto se produjo esta noche. Ayer sobre las 21.00 horas estuvo trabajando por última vez en el campo de patatas y esta mañana, sobre las 8.00 horas, descubrió que los aspersores habían desaparecido. 

 

Además, relata que como las tierras estaban recién regadas los ladrones dejaron huellas de botas y zapatos en la tierra, que bajo su punto de vista evidencian las dificultades que tuvieron para abrirse paso entre un terreno todavía húmedo.  

 

Asimismo, ha mostrado su miedo al darse cuenta de que ha podido toparse de frente con los cacos cuando ha acudido a las tierras. Son muchas las ocasiones en que un agricultor acude en plena noche al campo para realizar labores relacionadas con el riego, con el consiguiente peligro por la dejadez de la clase política que no ofrece soluciones eficaces sino palabrería.  Hace dos años este profesional del campo sufrió otro robo; en aquella ocasión los amigos de lo ajeno se llevaron gasoil, baterías y cables de un motor eléctrico.  ASAJA recomienda a los agricultores y ganaderos extremar precauciones y ante cualquier sospecha dar la voz de alarma ante la Guardia Civil.