Risas, cuchicheos y reprimenda del juez: Los miembros de 'La Manada', de cachondeo y tan tranquilos en el banquillo

Los cuatro en el banquillo de los acusados en Córdoba

El juez tiene que llamar la atención a los miembros de 'La Manada' durante la sesión del juicio en Córdoba ante sus risas mientras declaraban los policías que encontraron los vídeos en sus teléfonos. 

En la tercera sesión del juicio contra cuatro miembros de 'La Manada' por la agresión a una joven en Pozoblanco, el juez ha tenido que interrumpir un interrogatorio ante las risas y los cuchicheos de los cuatro acusados mientras declaraban los agentes de la Policía Foral que encontraron en sus móviles las grabaciones que realizaron cuando iban en el coche con la joven. "Les hace mucha gracia", ha interpelado el juez a los cuatro a los que además ha ordenado que dejaran de hacer gestos. 

 

Durante la sesión los Agentes han manifestado que tenían autorización judicial para investigar teléfonos de los cuatro miembros del grupo de WhatsApp de 'La Manada'. 

 

Según el relato el juez de Instrucción de Pamplona, vía autos, pidió a los agentes que realizaran un estudio pericial de unos vídeos de los hechos de Pamplona y cotejarlos con "los elementos gráficos" que encontraran en los móviles. De este modo, ha dicho que "se recopiló toda la información posible" para luego "cotejar" de cara al estudio pericial. Así, en septiembre de 2016 se realizó la revisión de los teléfonos, "tal y como dispone el auto", para "encontrar elementos que sirvan para comparar con los vídeos".

 

Ante ello, ha señalado que encontraron "una serie de vídeos con posibles abusos", algo que "se comunicó de forma inmediata al juez", quien le pidió que "hiciera gestiones para intentar de alguna forma identificar a la víctima y la ubicación", porque "no sabemos dónde ha ocurrido y quién es la víctima", según ha declarado, para agregar que otro agente "fija bien la fecha" de los hechos y localiza la palabra Pozoblanco dos veces en los chat.

 

En este sentido, ha relatado que el día 16 de septiembre de ese año un agente de Navarra confirma que "hay identificada una posible víctima", de modo que "el juez pide contactar con ella para ver si realmente ha tenido algún incidente", algo en lo que "la víctima dice que sí, que tiene un lapsus de tiempo y no sabe qué ocurrido, pero que ha aparecido desnuda en el coche", y uno de los acusados le dijo que "le hiciera una felación y ella dijo que no", por lo que la echó con golpes, según el testimonio del agente, en el que ha agregado que a los cuatro encausados "se les identifica perfectamente" y los tocamientos que realizan, entre "risas".

 

Al respecto, ha destacado que la actitud de la denunciante en los dos vídeos es "como inerte, no tiene ningún tipo de reacción, no se sabe si está dormida o inconsciente, no hay movimiento corporal de la víctima", ha puntualizado, para precisar que entre los dos vídeos grabados hay seis segundos de diferencia. En uno de los momentos, el juez ha llamado la atención a los acusados, pidiendo que no gesticularan.

 

Mientras, el abogado de la defensa, Agustín Martínez, ha preguntado si no estaban cotejados suficientemente los hechos del 6 y 7 de julio en Pamplona con los archivos que había, algo en lo que el agente ha mantenido que no se puede identificar a los acusados "en algunos planos", de manera que "el estudio pericial tiene que ser exhaustivo y hay que analizar todas las imágenes".

 

Por otra parte, el instructor ha defendido que "no es cierto" que el juez les dijera que miraran en los teléfonos para ver si había algún delito más, a lo que ha añadido que por los comentarios en los hechos de Pamplona se apuntaba a la posible comisión de otros delitos. "Queríamos encontrar material para cotejar", ha subrayado.

 

En relación a instrucciones que les da el juez de Pamplona sobre la actuación de un agente en su traslado a Pozoblanco, como la recogida de pelos de la joven por si ha quedado algún resto de algún tipo de sustancia, el instructor ha dicho que el juez se las "transmite de forma verbal", además de "ofrecer la posibilidad de poner denuncia y la denunciante dice que no quiere acudir a ningún centro policial".

 

"LO SABÍA, LO SABÍA, LO SABÍA. NADIE ME CREÍA"

 

Otro agente ha señalado que al analizar los vídeos de Pamplona ha comentado que "en ciertas acciones" hubo dudas de quiénes eran, al tiempo que ha remarcado que "en el auto viene bien claro que se analizara todo y no se dice que limitemos a los hechos de Pamplona". También, ha dicho que "no es cierto" que el juez dijera que investigaran más en el teléfono por si habían cometido más delitos.

 

Mientras, otro de los agentes que visionó el material de los teléfonos de los procesados ha indicado que "advirtió de dos vídeos en los que se podía estar cometiendo algún delito", de modo que informó a su jefe, al tiempo que localizó a la víctima en sus indagaciones en Internet y contactó con la Policía de Pozoblanco, "sin dar detalles de los que se investigaba".

 

Al hablar con ella por teléfono, tras llamar ella, y comentarle lo que encontró en el vídeo y que pudiera tratarse de que era ella la que aparecía, la joven le dijo: "lo sabía, lo sabía, lo sabía. Nadie me creía", según ha precisado el agente de la Policía Foral, quien ha afirmado que el juez ordenó la recogida del cabello de la joven.

 

Igualmente, ha defendido que ha seguido el mismo protocolo de localización de la víctima que suele seguir siempre, conforme a Ley, a la vez que ha declarado que la víctima aportó pantallazos de su móvil con conversaciones tras los hechos con una testigo.

 

Otro de los agentes, encargado de recoger muestras de pelo, ha dicho que las extrajo para "descartar que hubiera cualquier sustancia química", bajo instrucción del juez, a la vez que ha dicho que ella denunció "voluntariamente".

 

ACTUACIÓN MÉDICA

 

Mientras, un médico forense y una psicóloga han advertido de "un trastorno reactivo de ansiedad" en la joven, en cuya intensidad hay circunstancias que pueden estar relacionadas "con violencia sexual", por "una situación que atenta contra su intimidad y la exposición mediática pública".

 

Han señalado que después de los hechos ella hace "una vida completamente normal", pero "no denuncia, porque reconoce que no tiene argumentos sólidos, no sabe realmente lo que ha pasado", algo que "no le origina una patología, pero sí preocupación". La psicóloga ha expresado que ella tenía "un poso de dudas" en instantes posteriores a los hechos.

 

El médico forense ha indicado que la patología empezó cuando le expusieron las imágenes por la Policía, a lo que ha añadido que a pesar del diagnóstico "en ningún momento" se recetó medicamento, ni ella lo demandó. La psicóloga ha expuesto que tenía "niveles de ansiedad y fue derivada al centro de la mujer". Según ha mantenido, "estos hechos han condicionado su vida" de manera "devastadora".

 

SE DECLARAN "INOCENTES"

 

Cabe señalar que los cuatro procesados se han acogido a su derecho a no declarar, tras mantener que son "inocentes". Por su parte, la joven se ha mostrado "clara, concisa y coherente" en su declaración, en la que ha ratificado "lo fundamental" de la denuncia interpuesta tras conocer el vídeo por la Policía, según la acusación particular.

 

Mientras, el juez ha acordado demorar hasta sentencia su decisión sobre la nulidad o no del vídeo que grabaron sobre los hechos, ocurridos en la noche del 1 de mayo de 2016 y se hicieron públicos en septiembre en la investigación de Pamplona.