Rey de la tierra y del tenis: Estratosférico Rafa Nadal arrolla a Djokovic en la final de Roland Garros
Cyl dots mini

Rey de la tierra y del tenis: Estratosférico Rafa Nadal arrolla a Djokovic en la final de Roland Garros

Rafa Nadal se impone en la final de Roland Garros pasando por encima de Novak Djokovic (0-6, 2-6 y 5-7) para igualar a Federer como el jugador que más Grand Slam ha ganado: 20. 

Nadal, con lágrimas en los ojos, escucha el himno nacional tras ganar su Roland Garros número 13 (Foto: Teresa Sánchez)

Impresionante, único, irrepetible. Rafa Nadal lo vuelve a hacer, vuelve a ganar Roland Garros y se corona rey de la tierra en París por decimotercera vez en su carrera. A pesar de la emergencia sanitaria, del parón por el coronavirus, de un Roland Garros atípico y muchos otros factores, París volvía con la final soñada, un partido para la historia que lo protagonizarán los dos mejores del circuito: Rafa Nadal y Novak Djokovic. 

 

Y lo que hizo el manacorí es irrepetible. Arrolló a su rival en una final perfecta por su parte.  El tenista español  destrozó en la final (6-0, 6-2, 7-5) al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, un repaso histórico como es el 20º 'Grand Slam' de su palmarés para igualar el récord del suizo Roger Federer.

 

Una vez más y ya van 13. Quince años después de su primera final en París, Nadal sigue levantando la Copa de los Mosqueteros (2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2017, 2018, 2019 y 2020). El balear se mostró intratable de principio a fin para defender sus dominios del enemigo y mayor rival.

 

'Nole' se queda en 17 'grandes' y ve alejarse a un Nadal que iguala por primera vez a Federer en el techo histórico del tenis. La final medía el favoritismo del serbio, como número uno y casi imbatido en 2020, y la aureola española por ser Señor de la tierra y más aún de París. El rey defendió su trono con fiereza desde un 6-0 impensable en citas de altos vuelos.

 

Al balear solo se le escaparon un puñado de golpes, brilló como el sol de París a pesar de que decidieran techar la pista. Lejos de reaccionar, 'Nole' chocó con el muro manacorí en el segundo set (6-2). El serbio tenía que subirse a un tren en marcha conducido por Nadal no este domingo sino ya hace 15 años y, con algo más de orgullo (7-5), hincó la rodilla como víctima 100 del español.

 

 

EL PARTIDO

 

Los 1.000 afortunados asistentes de la Philippe Chatrier y los millones de espectadores por televisión alucinaron con la puesta en escena de Nadal. El balear dio un paso más como en cada ronda en París y demostró jugar en casa mientras al serbio le comían los nervios. No se dejó un golpe en mitad de pista, todo raquetas profundas del español y mover de lado a lado al serbio.

 

Así comenzó el rodillo de juegos seguidos que terminó en el rosco inaugural. El balear sabía que necesitaba ese nivel máximo y el de Belgrado, que peleaba al resto, encogía la muñeca en su turno de saque. El servicio le abandonó a un Djokovic por debajo del 40% de primeros dentro y, al otro lado, Nadal alimentaba su recital viendo a su rival tocado. Tres bolas de 'break' desaprovechadas en el cuarto juego fueron la puntilla de la manga.

 

Nadal no solo fue a por el set sino que quiso dejar tocado a Djokovic con una exhibición en la que solo cometió dos errores no forzados. Así fue, el serbio no pudo olvidar el rosco y empeoró incluso su juego, con más bolas contra la red o fuera de los límites. De nuevo 'Nole' abrió la puerta a Nadal en cada saque y el español lo aprovechó para ponerse 4-1 camino al 6-2.

 

El número uno deambulaba resignado hacia el tercer set, sin ni siquiera renegar un poco o maldecir a los cuatro vientos. Lo hizo ya tarde, en un tercer acto de orgullo y el primero igualado. Una situación nueva en la final, ver el marcador igualado después de un intercambio de 'breaks' hasta los últimos juegos.

 

'Nole' dio con su saque para salvar una bola de 'break' y ponerse 4-5, pero Nadal no tembló y aguantó en lo más exigente, con el número uno bombardeando a la desesperada, para cerrar otro capítulo glorioso en París. Era un año difícil, dos torneos con este por la pandemia, unas fechas raras, unas pelotas "peligrosas" llegó a decir, pero a entrega y trabajo no le ganan a un Nadal bestial.

Noticias relacionadas

Comentarios

Carmen 13/10/2020 10:12 #2
Gracias Nadal, muchas gracias.
El REY 11/10/2020 19:49 #1
Es grandísimo... por cierto me flipa la foto

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: