Actualizado 04:50 CET Versión escritorio
Avila

Rescatadas más de 70 personas, la mayoría menores, retenidas en una fiesta ilegal

La Policía Municipal rescató la madrugada del domingo a más de 70 personas, en su mayoría menores de edad, retenidas en una fiesta ilegal, ha informado el cuerpo en un comunicado.

Publicado el 04.04.2016

Los hechos tuvieron lugar sobre la una de la madrugada del domingo cuando los agentes de la Unidad Integral de distrito de Fuencarral recibieron un aviso de la Emisora Central informando que en la Calle María Tubau se estaba celebrando una fiesta ilegal con menores.

Ante la llegada de los agentes, el responsable y organizador de la fiesta Jorge C.G., optó por cerrar todos los accesos al edificio para no permitir la entrada de los agentes e impedir la salida de las personas que estaban en su interior "reteniéndolas contra su voluntad".

Los agentes pudieron contrastar los hechos gracias a una de las madres de una menor que se encontraba dentro de la fiesta y que a través del teléfono móvil iba informando de lo sucedido en el interior.

Desde la calle se podían escuchar los gritos y chillidos pidiendo auxilio que procedían de la quinta planta del edificio de oficinas donde se celebraba la fiesta, por lo que los agentes, ante la negativa insistente del organizador de facilitar el acceso, optaron por buscar una entrada alternativa para acceder al interior del inmueble.

Localizaron una ventana abierta por la que pudieron acceder y consiguieron abrir la puerta del garaje para facilitar el acceso al resto de servicios municipales.

En la puerta del local, totalmente cerrada, se podían escuchar "los gritos y golpes desesperados de los menores que estaban al otro lado y que intentaban salir al hall".

Finalmente y con la necesaria actuación de los bomberos, que tuvieron que descerrajar la puerta, se procedió al desalojo organizado de unos 70-80 menores que se encontraban en el interior. Fuera varias dotaciones de Samur y Policía Municipal canalizaban y asistían a los jóvenes que se encontraban en un estado de nerviosismo ante tal situación.

La fiesta había sido organizada sin ningún tipo de autorización con un coste por entrada de seis euros y en un local que no contaba con salidas de emergencia ni ninguna otra medida de seguridad. En su interior había luz tenue debido a la falta de suministro eléctrico, mesas repletas de botellas de alcohol y restos de tabaco.

El responsable fue localizado y detenido por los agentes, ya que intentó ocultarse entre la multitud y será investigado por un delito de detención ilegal, además de ser denunciado por desobediencia a los agentes y demás infracciones administrativas con respecto a la fiesta ilegal.