Rescatada una treintena de gallinas abandonadas en un barranco

La protectora Huellas, con la ayuda de la Patrulla Verde, ha conseguido ya un nuevo hogar a casi todos los animales. 

La Protectora de Animales Huellas fue requerida en la tarde del pasado lunes para rescatar un grupo de gallinas abandonadas en un barranco cercano al Pabellón Carlos Sastre de nuestra ciudad y que parece ser procedían de alguna explotación avícola del entorno.

 

Se trataba de 30 gallinas ponedoras que, por razones que se ignora, aparecieron en ese lugar "en condiciones que demuestran que habían sido abandonadas deliberadamente para que murieran sufriendo".

 

Con la ayuda de la Patrulla Verde de la Policía Local de Ávila, el personal de Huellas las recogió y las trasladó a su refugio para auxiliarlas debidamente.

 

Gracias a la difusión rápida de este hecho a través de los voluntarios de la asociación, prácticamente se han entregado ya casi todas las gallinas a personas que se han comprometido "a ofrecerles lo que se merecen, es decir, vivir en entornos naturales y no morir sufriendo en un barranco como se pretendía".

 

Desde Huellas informan que, en relación con la explotación de aves de corral, la normativa sobre cuidado, explotación, transporte, experimentación y sacrificio está regulada por la Ley 32/2007, de 7 de noviembre, que sanciona el abandono de los animales que se trasladan para su sacrificio, hecho que parece ser es el resultado del hallazgo.

 

Esta asociación ha informado igualmente que, en lugar de derivar estos animales a los servicios de la Junta de Castilla y León, que ordenarían el traslado de las gallinas a un matadero para ser sacrificadas, ha decidido derivarlos a aquellas personas responsables que se pudieran hacer cargo de ellas y conseguir de esta forma que vivan en condiciones mejores en lugares apropiados.