"Renfe continúa ignorando las peticiones de los usuarios segovianos y abulenses"

Aseguran desde la plataforma Abono E que tal día como hoy hace 4 años Renfe recortó drásticamente los servicios de la línea ferroviaria Media Distancia Segovia - Madrid, pasando de los 8 servicios diarios que había a tan sólo 3. Además, Renfe modificó el funcionamiento de la línea y obligó a hacer un inútil transbordo en Cercedilla en un servicio que siempre había sido de carácter directo hasta entre Segovia y Madrid-Atocha hasta Guadalajara.

 

Recientemente numerosos ayuntamientos segovianos y abulenses como el de Ávila o El Espinar entre otros, así como ambas diputaciones provinciales, instaron por unanimidad a Renfe para que revitalice las líneas entre Segovia y Ávila con Madrid, pidiendo la reinstauración de los servicios recortados en mayo de 2013, la eliminación en la línea segoviana del transbordo en Cercedilla y la integración de ambas líneas en la red de Cercanías Madrid al igual que lo están las localidades guadalajareñas de Azuqueca de Henares y Guadalajara (integradas a su vez en la zona tarifaria C2 del Consorcio Regional de Transportes de Madrid).

 

A día de hoy Renfe ni siquiera se ha dignado en contestar o pronunciarse a la petición de los ayuntamientos y las dos diputaciones provinciales surgida de esta plataforma de usuarios, unas propuestas que lo único que pretenden es hacer que unas infraestructuras ya existentes sean realmente útiles para el usuario. Esta es una situación que se asemeja mucho a la vivida hace tiempo entre la Plataforma de Usuarios de La Sepulvedana con la Junta de Castilla y León en la lucha por el Abono E, en la que tuvo que recurrirse hasta a una concentración de los usuarios en Ávila y Segovia para que la Junta se dignara siquiera a estudiar el asunto y darse cuenta de que la situación era mucho más que mejorable con los mismos recursos disponibles, hecho que finalmente desembocó en un nuevo Convenio de Transportes entre las comunidades autónomas de Castilla y León y Madrid. Ahora parece ser que es Renfe la que se pone en la situación en la que estuvo la Junta de Castilla y León durante tanto tiempo. Seguiremos esperando a que Renfe abra los ojos, o al menos los oídos.