Renault disparó un 19,6% su beneficio en 2016, hasta llegar a los 3.543 millones

El consorcio automovilístico francés Renault contabilizó un beneficio neto de 3.543 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que supone un incremento del 19,7 por ciento en comparación con el año anterior, según datos publicados por la empresa, que tiene el objetivo de facturar 70.000 millones en 2022.


 

La compañía explicó que estos resultados son consecuencia del incremento de sus matriculaciones mundiales, con aumentos comerciales en todas las regiones en las que opera, de la reducción de costes, así como del efecto positivo del 'mix' de precio (+115 millones de euros), gracias a la llegada de nuevos modelos y a las subidas en ciertos países emergentes.

 

El presidente director general de la corporación, Carlos Ghosn, afirmó que, después de los buenos resultados del primer semestre de 2016, el consorcio "confirma su competitividad" consiguiendo un nuevo récord anual en el ejercicio 2016.

 

"Los objetivos del plan 'Drive the Change' que lanzamos en 2011, han sido superados tanto en el ámbito del crecimiento como en el de los beneficios con un año de adelanto. Este es el fruto del esfuerzo de todos los colaboradores del grupo", añadió.

 

Al cierre del año pasado, la compañía del rombo contabilizó una cifra de negocio de 51.243 millones de euros, lo que se traduce en una subida del 13,1 por ciento en comparación con los 45.327 millones de euros de ingresos de 2015.

 

El beneficio de explotación de la multinacional automovilística francesa se situó en 3.283 millones de euros al término del año pasado, lo que supone una fuerte progresión del 50,8 por ciento en comparación con el año previo.

 

CONTRIBUCIÓN DE 1.741 MILLONES DE NISSAN

 

Por otro lado, la compañía japonesa Nissan, con la que Renault mantiene una alianza, aportó 1.741 millones de euros en 2016 a los resultados de Renault, lo que se traduce en una disminución del 11,8 por ciento en comparación con lo que destinó en 2015.

 

Por otro lado, las operaciones del fabricante ruso de automóviles AvtoVAZ tuvieron un impacto negativo de 89 millones de euros sobre los resultados de la firma automovilística francesa, lo que representó un 85 por ciento menos.

 

Para el año actual, la compañía prevé que el mercado mundial crezca hasta un 2 por ciento, en el mismo nivel que en Europa. En este entorno, la empresa contempla aumentar su cifra de negocio "más allá" del impacto de AvtoVAZ, firma que tiene el objetivo de lograr un margen operativo positivo en 2018.

 

En 2017, el consorcio Renault también tiene previsto aumentar el margen operativo, así como generar un 'free cash flow' operativo de la división de Automóvil positivo. Durante este año, Renault presentará un plan estratégico 2017-2022 con el objetivo de lograr una cifra de negocio de 70.000 millones de euros y un margen operativo del 7 por ciento.

Noticias relacionadas