Rechazo de la Junta Provincial Republicana de Ávila a las próximas ceremonias de beatificación

La Junta Provincial Republicana de Ávila rechaza las ceremonias que la Conferencia Episcopal celebrará el 9 de octubre en la madrileña catedral de la Almudena y el 13 en Tarragona, ceremonias de beatificación de 522 curas muertos en la Guerra Civil, a los que llama “Los mártires del s XX en España” y a las que ha sido invitada la Casa Real

Esta beatificación masiva atenta contra la dignidad de todos aquellos y aquellas que lucharon contra el fascismo, cayeron asesinados por la feroz persecución política e ideológica de la dictadura franquista y de los que decenas de miles, aún yacen en las cunetas y en las fosas comunes.

 

La Junta Provincial Republicana de Ávila, rechaza esta beatificación masiva porque el Estado español ha construido, sobre la farsa de la Transición democrática, un muro de impunidad que pretende obligarnos a olvidar los crímenes de la dictadura fascista franquista. Dictadura a la que la Iglesia dio soporte explícito y con la que colaboró de forma decisiva desde los primeros momentos del Golpe de Estado.

 

Esta beatificación culminará el 13 de octubre en Tarragona y frente a ella se han convocado movilizaciones unitarias de repulsa, organizadas por numerosas organizaciones políticas y sociales.

 

Para la JPR-Ávila esta beatificación masiva pretende ser una demostración de fuerza de la Conferencia Episcopal, en un momento en que la Iglesia lleva a cabo una ofensiva brutal contra los derechos fundamentales de las mujeres y las personas homosexuales para negarles el derecho a decidir sobre sus cuerpos y sobre su sexualidad.

 

La JPR-Ávila denuncia el indigno papel de una Iglesia que en momentos de una crisis económica, que incide fundamentalmente sobre los más desfavorecidos, contribuye a silenciar o a criminalizar las revueltas populares, con una farsa de solidaridad dirigida a mantener a quienes detentan el poder y la riqueza. Esa posición clasista se hace evidente en el acto mismo de beatificación que excluye escandalosamente a los clérigos asesinados por el ejército golpista de Franco.

 

A la vez los republicanos Abulenses exigimos el final de los privilegios fiscales de la Iglesia, que no paga el IBI de la casi totalidad de sus propiedades que ostenta en forma de edificios, conventos, centros sanitarios, educativos,...etc. Muchos de ellos registrados irregularmente ante los registradores de la propiedad.

 

Finalmente, los republicanos exigimos la denuncia del Concordato con la Santa Sede, la total separación de la Iglesia del Estado y que la educación pública sea completamente laica.

 

Félix González Prieto  S. General de Avila