'Queremos trabajar': los hosteleros abulenses piden un plan de apoyo con medidas reales para el sector
Cyl dots mini

'Queremos trabajar': los hosteleros abulenses piden un plan de apoyo con medidas reales para el sector

Manifestación de la hostelería abulense frente a la subdelegación del Gobierno. (Foto: Edgar Palomo)

Los hosteleros reclaman a las administraciones un plan de apoyo con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la hostelería del país.

Con lemas como ‘queremos trabajar, o ‘sin hostelería Ávila se muere’, en torno a un centenar de personas se han manifestado ante la subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Ávila para protestar contra las medidas de la Junta de Castilla y León de cierre de bares y restaurantes en toda la comunidad, que cumple este viernes su primera semana.

 

En este sentido, la Federación Abulense de Hostelería ha entregado un manifiesto reivindicativo al subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, en el que reclaman un plan de apoyo con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la hostelería del país.

Unas medidas que permitan preservar y ayudar a sobrevivir al mayor número de empresas, para que tan pronto como termine la pandemia del Covid-19 tengamos disponible la mayor capacidad de producción instalada. Una manifestación que ha aumentado su número en la que ha tenido lugar en el Mercado Chico frente al ayuntamiento de Ávila.

 

Entre los puntos principales del manifiesto piden la valoración de la derogación de la cláusula de los 6 meses de los ERTEs porque queda mucho para que pase la crisis, estamos cerrados actualmente y lo que necesitamos son ayudas directas.

“Si no puedo abrir no me pidas que pague impuestos o un alquiler, entiendo que la gente haya pagado un local para ganar dinero con un alquiler, pero de ahí tienen que salir las ayudas para que nadie se quede tirado”, ha reivindicado el presidente de los hosteleros abulenses, Victor Gomez.

 

Victor Gomez asegura que los negocios de hostelería que abran en después de las medidas no van a estar a pleno rendimiento y reclama a los políticos que no pueden mantener el mismo personal “cuando la economía no se va a recuperar hasta dentro de mucho tiempo”. “Cuando los ERTEs se acaben no vamos a poder mantener a todo el mundo, si eso no se deroga, las pocas empresas que queden se van a ir a pique”, por lo el sector también pide un Plan Estratégico de Turismo  y Hostelería.

La Federación de Hostelería pide ayudas directas “para sobrevivir, para poder mantener los negocios abiertos y luego poder pagar los impuestos” . “Si cerramos los negocios van a perderse muchos empleos, muchas empresas y no vamos a poder pagar los impuestos”, admiten.

 

La Federación admite que se están cerrando en Ávila capital varios establecimientos casi todos los días. “Hay 7 o 8 hoteles que ya están cerrados, algunos de ellos grandes y sin fechas de reapertura porque no hay turismo”, aclara Víctor Gomez.

 

La Federación Abulense de Hostelería ha querido agradecer a los abulenses su ayuda al sector, mediante las actuales fórmulas de consumo como el take-away.  “Pero tendremos que salvar el turismo y también la hostelería y el comercio porque van de la mano. Y el resto de empresas no podremos tener trabajadores y las familias no van a poder comer”, insiste Gomez.

 

Apoyo del Ayuntamiento

El alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera ha recibido en el Consistorio a los representantes de los hosteleros mostrándoles su apoyo, a la vez que les ha trasladado las medidas adoptadas desde el Consistorio para la reactivación de esta actividad.

 

Sánchez Cabrera les ha recordado la petición realizada desde el Ayuntamiento a la Administración autonómica para que, de forma previa a decretar el cierre, se retrasara el toque de queda a la medianoche en vez de a las 22 horas.

 

Igualmente, ha recordado que desde el Ayuntamiento se ha implantado una treintena de medidas en apoyo específico al sector hostelero, como la suspensión de la tasa de terrazas en los años 2020 y 2021 o el aumento del espacio destinado a la instalación de las propias terrazas en unos 5.000 metros cuadrados, una medida que se esperan consolidar.