¿Qué trabajadores del hospital tienen más riesgo de coger coronavirus?

Sanitarios en zona Covid

El riesgo de infección fue mayor entre los limpiadores, los clínicos de medicina general y aguda, y los de origen negro, asiático y de grupos étnicos minoritarios. 

En contra de lo que podría pensarse, el riesgo de infección por COVID-19 entre el personal hospitalario en el apogeo de la pandemia de coronavirus fue más bajo entre los médicos de cuidados intensivos, revela un estudio de un importante centro médico del Reino Unido, publicado en la revista 'Thorax'.

 

El riesgo de infección fue mayor entre los limpiadores, los clínicos de medicina general y aguda, y los de origen negro, asiático y de grupos étnicos minoritarios, según el trabajo realizado en los Hospitales Universitarios de Birmingham NHS Foundation Trust (UHBFT).

 

Los hallazgos llevan a los investigadores a sugerir que el tipo de equipo de protección personal (EPI) que se usa puede ser clave para estas diferencias, que probablemente sean relevantes para cualquier segundo aumento de COVID-19 y / o de gripe estacional este invierno.

 

El UHBFT es uno de los deicomisos hospitalarios más grandes del Reino Unido, con más de 20.000 empleados que atienden a 2,2 millones de personas cada año. Como explica el autor principal del estudio, la profesora Alex Richter, en un podcast vinculado, en el punto álgido de la pandemia, cada hora ingresaban 5 pacientes con infección grave por COVID-19.

 

En ese momento, el personal nacional del NHS no tenía capacidad para realizar pruebas, por lo que no había forma de saber quién estaba infectado y, por lo tanto, corría el riesgo de contagiarlo a los pacientes o quién ya había tenido la infección. "Hay que recordar que todos somos trabajadores clave, por lo que viajamos en transporte público y estamos fuera de casa", recuerda.

 

Para averiguarlo, se ofreció a examinar al personal sin síntomas de COVID-19 tanto para la infección actual (frotis de garganta y nariz para detectar antígenos) como para la anterior (análisis de sangre para detectar anticuerpos).

 

"Nunca en mi vida había reclutado tan rápido para un estudio. Conseguimos a 545 personas en 20 horas", comenta. Todo el personal estuvo trabajando durante 24 horas entre el 24 y el 25 de abril de 2020, aproximadamente un mes después de que el Reino Unido se connara.

 

Se les pidió que informaran sobre cualquier enfermedad compatible con COVID-19 que hubieran tenido en los 4 meses anteriores. También se recopiló información sobre el origen étnico y el departamento de trabajo. Hospital con enfermos de la Covid-19.

 

Casi el 2,5% (13 de 545) del personal sin síntomas dieron positivo al SARS-CoV-2, el virus responsable de la infección por COVID-19. De estos, el 38% (5) desarrolló posteriormente síntomas de COVID-19.

 

Aproximadamente 1 de cada 4 (26%; 136) de los 516 para los que se disponía de muestras de suero dijeron que habían tenido previamente síntomas compatibles con la infección por COVID-19. El personal con síntomas previos tenía una probabilidad signicativamente mayor de tener anticuerpos que aquellos que no habían tenido síntomas: 37% (de 136 empleados) frente al 17% (de 281 empleados).

 

Y tenían niveles más altos de anticuerpos. La prevalencia general de anticuerpos positivos (seroprevalencia) fue del 24% (126/516): esto se compara con el 6% en general en las Midlands en ese momento. Cuando los investigadores observaron las cifras por área de personal, surgieron diferencias notables en la positividad de anticuerpos.

 

Los limpiadores tuvieron la mayor seroprevalencia (34,5%; 10/29), seguidos por los médicos que trabajan en medicina aguda (33%; 10/30) o medicina interna general (30%; 30/99). La seroprevalencia más baja se encontró entre el personal que trabaja en cuidados intensivos (15%; 9/61), medicina de emergencia (13%; 2/15) y cirugía general (13%; 3/23).

 

También había una división étnica: los trabajadores de minorías tenían casi el doble de probabilidades de haber tenido ya la infección que sus colegas blancos. "Supusimos que los trabajadores de cuidados intensivos estarían en mayor riesgo. Pero los trabajadores de las UCI están relativamente bien protegidos en comparación con otras áreas", precisa la profesora Richter.

 

"Es probable que las razones subyacentes a esto sean multifactoriales: de acuerdo con las pautas nacionales, las unidades de cuidados intensivos fueron designadas como ambientes de alto riesgo y el uso de equipo de protección personal mejorado (EPI) incluyendo respiradores con máscara ltrada (clase 3) fue obligatorio, mientras se recomendaron mascarillas quirúrgicas resistentes a los líquidos en otras áreas clínicas", señalan los investigadores.

 

"Nuestros datos respaldarían la evaluación de las pruebas generalizadas de los trabajadores de la salud, incluido el seguimiento y la localización, sobre la transmisión viral durante las futuras olas de una pandemia", concluyen los investigadores.

 

"Todos estos factores son importantes para considerar lo que sucederá este invierno --insiste la profesora Richter--. "Los casos de coronavirus están aumentando. ¿Vamos a tener otra ola? Si hay una, ¿cómo protegemos a los trabajadores de la salud este invierno?" se pregunta.

 

"Y pensemos no solo en el SARS-CoV-2 y las lecciones que podemos aprender de otras pandemias, sino también en la infección estacional. La gripe tiene un impacto masivo en el NHS cada invierno", agrega.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: