¿Qué es el trastorno bipolar? Reconocer sus síntomas y conocer su tratamiento

El Trastorno Bipolar es un trastorno que está en boca de todos, pero frecuentemente mal utilizado. Ni se puede padecer "un poco" ni significa tener doble personalidad. 

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica que afecta al estado de ánimo, en la que la persona sufre variaciones que van desde la euforia patológica a la depresión, perjudicando su funcionamiento diario.

 

La causa es esencialmente biológica y genética. Lo que ocurre en esta enfermedad es que el encargado de que nuestro estado de ánimo sea regular y estable, el sistema límbico, está dañado.

 

Por eso se producen cambios bruscos en el estado de ánimo sin que medie necesariamente un problema personal, laboral, académico, familiar o social.

 

Entre el 2 y el 4 por ciento de la población mundial sufre trastorno bipolar, afectando por igual a las distintas razas y clases socio-económicas. Cerca de un millón de españoles sufre este trastorno.

 

El trastorno bipolar se inicia normalmente en el inicio de la edad adulta, pero también existen casos en niños y adolescentes, así como los que se inician en personas por encima de los 50 años.

 

El trastorno bipolar no impide necesariamente que una persona pueda tener éxito en la carrera profesional que elija. Personajes tan destacados como Winston Churchill, Virginia Woolf, Charles Dickens, Jean-Claude Van Damme o Vincent Van Gogh han sufrido esta enfermedad.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

 

Sintomas de euforia: Ánimo elevado, expansivo o irritable, grandiosidad, disminución de la necesidad de dormir, aumento de la energía, aumento de la velocidad del penamiento, descuidar la forma de vestir, incremento de actividades innecesarias, aumento del impulso sexual, aumento de gastos.

 

Síntomas de depresión: Humor deprimido durante la mayor parte del día, falta de interés por las cosas, pérdida o ganancia de peso significativa, aumento o disminución de las horas del sueño, agitación o enlentecimiento psicomotriz, sentimientos de inutilidad o culpa excesiva, disminución de la capacidad de pensar o concentrarse, fatiga o falta de energía, ideas recurrentes de suicidio.

 

La persona que sufre trastorno bipolar no es culpable de padecer el trastorno, pero sí responsable. Responsable de intentar disminuir los síntomas, llegando a poder funcionar como una persona que no padece la enfermedad.

 

¿CÓMO REDUCIR LOS SÍNTOMAS?

 

1.- Acude a un psiquiatra de tu confianza. Sigue el tratamiento indicado. Si no te sienta bien, no te parece que es adecuado o te causa efectos secundarios, díselo para buscar el tratamiento que más te ayude.

 

2.- El pilar fundamental del tratamiento es la medicación pautada por un profesional. Hay una tendencia a creer que la medicina natural es menos dañina que los fármacos, pero en este trastorno las medicinas alternativas no han demostrado ser eficaces.

 

3.- Pide que resuelvan todas tus dudas para poder ser experto en el trastorno bipolar. Esto te ayudará a conocer la enfermedad: adquirir estrategias de enfrentamiento, prever las recaídas y gestionar el estrés.

 

4.- Reduce el consumo de alcohol y drogas,  ya que estas afectan negativamente al estado de ánimo.

 

5.- Realiza una actividad regular, incluyendo el ejercicio físico, es recomendable para cualquier persona y también lo es en el caso de padecer un trastorno bipolar. Cumplir un horario

 

6.- Duerme un número de horas adecuado (en torno a las ocho horas), si puede ser en un horario constante a lo largo de la semana.

 

7.- Apóyate en personas de tu confianza. El papel que juegan los familiares y allegados es fundamental y, por lo tanto, deben conocer en profundidad lo que supone el trastorno bipolar.

 

8.- Las asociaciones pueden ser de gran ayuda. Pueden ayudarte a conocer más sobre el trastorno y a personas que han afrontado situaciones similares a las que has pasado tú.