Punto y final a una peregrinación plenamente inclusiva

Llegada de los peregrinos de la Ruta de la Salud a la iglesia de La Santa. (Foto: Carlos Jiménez).

Éxito de la Ruta de la Salud organizada por La Casa Grande de Martiherrero.

Un total de 150 personas han concluido con éxito la denominada Ruta de la Salud, una actividad organizada por La Casa Grande de Martiherrero que ha contado con la participación y colaboración de varias asociaciones que trabajan con personas con capacidades diferentes como Villa Santa Teresa de Gotarrendura, ASESCA de Barco de Ávila, Down Ávila y Asociación Pronisa Plena Inclusión Ávila.

 

Con la entrada por la Puerta Santa, situada en la iglesia de La Santa, se ha puesto punto y final a siete días de peregrinación en la que los participantes han recorrido 130 kilómetros pasando por distintas localidades abulenses como Becedas, El Barco de Ávila, Piedrahíta o San Juan del Olmo, ganando con ello la indulgencia plenaria que se otorga con motivo del Año Jubilar Teresiano.

 

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha querido recibir a los participantes de una “marcha plenamente inclusiva”. A su llegada, García Burillo ha destacado que “todos ellos se han comportado como peregrinos que era el objetivo de la marcha”.

 

En este sentido, Sonia Abad, coordinadora de ocio y residencia en La Casa Grande de Martiherrero, ha descrito la experiencia como “fantástica”, tras explicar que “todos han conseguido el reto de conocer nuevos sitios y nuevas gentes.