Punto de partida para los nuevos tiempos del PP en Castilla y León

Mañueco, durante el Congreso Regional. A. MINGUEZA

Alfonso Fernández Mañueco logra un respaldo del 91% para proclamarse presidente regional de los populares e iniciar la nueva etapa.

Minuto cero para el Partido Popular en Castilla y León. La jornada de este sábado en Valladolid ha puesto los cimientos de una nueva etapa que liderará Alfonso Fernández Mañueco. Su proclamación, incontestable, abre unos nuevos tiempos que han terminado al menos con la incertidumbre que generaba una transición inquietante zanjada con el proceso de primarias que ha aupado al alcalde de Salamanca.

 

Fernández Mañueco recibió todo tipo de agasajos. Era su día; un día por el que ha venido trabajando durante muchos años desde la fontanería del Partido Popular, la misma que le ha servido para auparse hasta la presidencia de un partido que ahora hereda tras el prolongado 'reinado' de Juan Vicente Herrera.

 

La jornada en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid se cerró por la tarde con las intervenciones del vicesecretario general del PP, Fernando Martínez Maíllo, que apeló a los genes del partido en Castilla y León como buena parte del éxito de los populares es España. Maíllo ensalzó a su "amigo" Alfonso Fernández Mañueco por su "paciencia" y "constancia" para alcanzar la presidencia regional del PP.

 

GRAN APOYO

 

Fernández Mañueco fue nombrado presidente con el 91% de los votos. Votaron 1108 compromisarios, de los que 1010 le mostraron su apoyo. Esa rotundidad le llevó, en su primer discurso como presidente, a presumir de un partido "vivo" que, aseguró, sale más fuerte de este "proceso histórico". En su intervención, presumió de Comunidad, lució Castilla y León recordando figuras históricas y hablando en plural de altura de miras. Mañueco recordó a Aznar, a Lucas y, sobre todo, a Juan Vicente Herrera. "Estoy muy orgulloso de asumir este presidencia. Lo hago con mucho orgullo y con gran responsabilidad", dijo para anunciar que elaborará junto a su equipo un calendario de trabajo para "estar cercanos a las nueve provincias de Castilla y León".

 

Mariano Rajoy se dio un baño de multitudes en Valladolid. Además de repasar diferentes temas de actualidad nacional, ensalzó el proceso que ha vivido el PP de Castilla y León hasta la proclamación de Fernández Mañueco. El presidente del PP y del Gobierno llegó acompañado de los ministros Méndez de Vigo, diputado por Palencia, y la ministra de Agricultura, la vallisoletana Isabel García Tejerina. Rajoy alabó a Juan Vicente Herrera, pero antes recordó que el PP de Castilla y León "lleva ganando todas las elecciones desde hace más de veinticinco años".

 

Rajoy calificó el proceso de primarias en el PP como "modélico" entre Fernández Mañueco y Antonio Silván y comentó que estaba convencido de la buena gestión que hará el nuevo presidente del PP regional en la Comunidad.

 

A. MINGUEZA