Protección Civil se refuerza con más de medio centenar de nuevos voluntarios en 2017 en Castilla y León

Santa María del Páramo, Astorga y Salamanca son las nuevas agrupaciones que se han creado.

La última entidad de este tipo que se ha incorporado en los últimos días al registro del Voluntariado de Protección Civil es la Agrupación de Voluntarios de Santa María del Páramo (León), que comenzará a funcionar en breve con un total de 12 voluntarios. Se trata de la vigesimocuarta agrupación y asociación de Protección Civil que se crea en esta provincia, que reúne prácticamente a uno de cada cuatro voluntarios de Protección Civil de Castilla y León.

 

También en 2017, la provincia de León ha visto la creación de otra agrupación de Protección Civil, en este caso la municipal de Astorga, que comenzó a funcionar el pasado 13 de julio con 14 voluntarios. La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, hizo entrega de diverso material de intervención para la puesta en marcha de esta nueva agrupación durante la visita del director de la Agencia de Protección Civil, José Luis Ventosa, el pasado 25 de julio.

 

Agrupación municipal de Salamanca

 

La tercera nueva agrupación creada en este año es la dependiente del Ayuntamiento de Salamanca, que quedó inscrita en el registro en el mes de abril. A ella, también la Agencia de Protección Civil ha entregado material de intervención y ha proporcionado a sus 27 componentes el curso básico de formación que imparte la Junta de Castilla y León.

 

En estos momentos, Castilla y León cuenta con 96 agrupaciones y asociaciones de Protección Civil, de las que forman parte 2.292 voluntarios en las nueve provincias. León, con 24 entidades de este tipo y 570 voluntarios, y Ávila, con 20 agrupaciones y asociaciones y 446 integrantes, son las dos provincias en las que la red de voluntariado de Protección Civil se encuentra más extendida.

 

El voluntariado de Protección Civil viene recogido en el capítulo de los servicios de asistencia a los ciudadanos de la Ley 4/2007 de 28 de marzo, de Protección Ciudadana de Castilla y León, en concreto dentro de aquellos servicios complementarios de asistencia a los ciudadanos. Así, en el artículo 48, se hace referencia al voluntariado de Protección Civil, en el que se define a los voluntarios como aquellas personas que de manera libre y desinteresada, participan de manera organizada en la aplicación de las materias de la citada ley, complementando a los servicios esenciales. 

 

Su actividad se orienta, principalmente, a la prevención y la colaboración con los servicios de asistencia en la organización y desarrollo de las actividades de protección civil. Así, es habitual la presencia de voluntarios de Protección Civil en aquellas actividades públicas que suponen concentraciones multitudinarias, como son: conciertos, carreras deportivas, fiestas cívicas y religiosas o festejos taurinos populares.