Premio al Enfermero del Año en Ávila

Nursing Now premia al personal de enfermería (Foto: Archivo)

Uno de los objetivos de la iniciativa Nursing Now es visibilizar socialmente la labor del colectivo de enfermeros.

Y nada mejor para ello que congratularnos del premio al Enfermero del Año 2019, que otorga el Colegio Profesional de Enfermería de Ávila. Una manera de premiar el buen hacer la humanidad, la entrega y la generosidad de uno de nuestros propios compañeros.

 

En este caso, el premiado es Miguel Ángel de la Asunción Oviedo, cuya trayectoria profesional ha discurrido principalmente en la Atención Primaria y que actualmente presta sus servicios en el Centro de Salud Ávila Sureste. Dicho galardón le será entregado en un acto que se celebrará el 6 de marzo, en torno a la fiesta del patrón de la enfermería, San Juan de Dios. Además del reconocimiento público, recibirá una escultura de diseño exclusivo titulado “Alegoría de la enfermería: la ayuda”, de la escultora abulense Elena González Sánchez.

 

En el fallo del premio (que se conoció el pasado mes de diciembre), los  compañeros que le han propuesto destacaban “su calidez humana y gran compañerismo que hacen de él un gran profesional que ha antepuesto su profesión a su propio beneficio”. Destacan, entre otros méritos, su gran labor como responsable de enfermería, donde ha cuidado del equipo más allá de lo que se entiende que son las competencias propias del cargo, siempre pensando en los demás aunque eso suponga sacrificar su merecido descanso.

Su trayectoria profesional, iniciada en 1979, le ha llevado desde la Atención Especializada, en el servicio de Radiología, a la Atención Primaria, comenzando a trabajar desde el momento de su inauguración, en 1989, en el Centro de Salud Ávila Sur. Desde entonces ha estado ejerciendo su labor como responsable de enfermería del centro hasta el 31 de diciembre de 2017. Al proponerle y elegirle como Enfermero del Año, sus compañeros han querido reconocer que, durante su época como responsable de enfermería, asumió todas las tareas de gestión más complicadas, haciendo el día a día del resto del equipo mucho más sencillo, al no tener que preocuparse de todos esos innumerables detalles que hacen que el centro de salud funcione y que, aun hoy, no ejerciendo ya como responsable de enfermería, les sirve de apoyo en esos momentos difíciles del devenir diario del centro, siendo el primero en echar una mano. Reconocen de él también que siempre haya estado pendiente de las situaciones personales de sus compañeros del centro de salud, ayudando y apoyando en lo que hiciera falta tanto laboral como personalmente. 

 

Este galardón al Enfermero del Año no pretende tan solo valorar los conocimientos, sino reconocer la aplicación de estos de una manera profesional y humana que honre y dignifique la labor profesional que desarrollamos los enfermeros y que quedan sin proyección social porque no se valoran o porque nadie ha pensado en valorar. Profesionales que practican la enfermería inspirados por unos valores que hacen que permanentemente busquen la excelencia en su práctica profesional, o simplemente la humanizan en cada acto que acometen con los pacientes porque siempre están dispuestos a ayudarles.