“Por mucha ilusión que a un padre le haga que su niño sea deportista de élite no se le puede obligar”

Mª Carmen Pérez-Llantada y Andrés López de la Llave, profesores del curso.

Los grandes avances para optimizar el rendimiento deportivo los aborda la UNED en un Curso de Verano que se desarrolla estos días en El Barco de Ávila (Ávila) y en el que la psicóloga de la UNED Mª Carmen Pérez-Llantada ha llamado la atención sobre el comportamiento de los padres con hijos deportistas.

Codirectora del curso ‘Psicología del deporte: los grandes avances para optimizar el rendimiento’, Pérez-Llantada ha incidido en que este campo busca, como ha hecho siempre, “optimizar el rendimiento, trabajar con los entrenadores de deportistas de élite o con los padres si se habla del deporte de iniciación.

 

Optimizar el rendimiento de los jugadores y ayudarles a superar sus dificultades es el trabajo del psicólogo del deporte, de modo que la psicóloga ha defendido la presencia de un profesional en todas las etapas de formación de un deportista, desde sus inicios.

 

En este sentido, la novedad de los últimos años radica en el papel del psicólogo a la hora de trabajar con los padres de los incipientes deportistas, al revelarse como un proceso que ayuda a tomar conciencia, ya que “los niños deportistas no pueden serlo sin sus padres”.

 

Así, uno de los puntos en los que ha incidido es la manera en la que los padres “tienen que trabajar con los niños” para ayudar al entrenador, pero también para concienciarles de que “aunque un niño sea deportista no tiene por qué llegar a estar en la élite”, sino que los padres deben “ayudarle en lo que él necesita en ese momento”.

 

La psicóloga, que ha intervenido en el curso con una ponencia en la que afirma que “los niños no son piezas de ajedrez”, ha defendido que “los niños son niños y tienen que jugar y divertirse”, pero “no se les puede mover como si fueran fichas y llevarles de un lado a otro si no quieren”.

 

Por mucha ilusión que a un padre le haga que su hijo sea deportista, no se le puede obligar, tendrá que tener la habilidad”, ha añadido, a la vez que ha recordado que “siempre” se han dado casos de padres que quieren convertir a sus hijos en estrellas de fútbol o de tenis.

 

El caso del Mundial de Fútbol

 

Experto en trabajar con equipos deportivos, además de entrenador y seleccionador, el director del curso, José María Buceta, ha destacado que este seminario se realiza de forma continua enmarcado en el Máster en Psicología del Deporte que la UNED imparte desde 1993, casi desde el inicio de los Cursos de Verano, que celebran sus 25 años.

 

Entre los aspectos que ha comentado para abordar la Psicología del Deporte, se ha referido a lo ocurrido, desde el punto de vista psicológico, en el Mundial de Fútbol, con las selecciones de España y Alemania.

 

El experto ha afirmado que, “en el alto rendimiento en general, no basta con estar bien, sino que hay que estar muy bien” y “es evidente que el equipo está motivado y unido, pero otra cosa es que eso haya sido suficiente”. “Cuando alguien tiene que enfrentarse a una situación adversa, como es ir abajo en el marcador, la fortaleza mental tiene que ser excepcional y quizá ese plus es lo que ha faltado”.

 

Para José María Buceta, además, “seguramente, ha habido un gran cansancio mental por una temporada muy dura de los jugadores en sus clubes”, de modo que “si estás un poco desgastado y te tienes que enfrentar a una adversidad que no esperas y no lo tienes previsto, esa puede ser la diferencia entre ganar o perder”.

 

No obstante, el profesor ha subrayado que también hay que tener en cuenta el factor futbolístico, porque “no todo es la mente”.

 

En este sentido, Alemania, a su juicio, ha sido un equipo “muy fuerte” que ha estado en la élite del fútbol “mucho tiempo”. “Alguien que es muy bueno y puede estar un poquito mejor puede ganar”, ha añadido, recalcando que “la ambición no es la misma cuando llevas mucho tiempo sin ganar, como le ocurría a Alemania con un Mundial, que cuando has ganado el anterior, como le pasaba a España”.

 

Aún así, Buceta ha destacado que el equipo alemán ha llegado “muy bien físicamente”, con jugadores que han terminado antes la temporada que los españoles y, por lo tanto, han podido prepararse mucho mejor, con un descanso mental “muy bueno”. “Ha sido un equipo fresco, mentalmente, con ambición y con posibilidades de desarrollar esa ambición en el campo”, ha concluido.